El templo de los 38 atlantes

Arquitectura y antigüedad

0 1.065

Situado al sur de la isla italiana de Sicilia, el Valle de los Templos de Agrigento es uno de los yacimientos más impactantes de todo el Mediterráneo. En él, el arte griego alcanzó su mayor esplendor, con espléndidos templos y santuarios. Uno de los más imponentes es el de Zeus Olímpico, una obra trunca pero que nos muestra el inmenso poder de sus constructores así como reminiscencias atlantes. ¿Cómo era este templo, que iba a ser el más grande del mundo antiguo?

La cultura de la Antigua Grecia destacó por muchas cosas: ser pioneros en la democracia o la filosofía, su espléndido arte o su rica mitología. Pero, sobre todo por el deseo de sus gentes por explorar y expandirse a otras geografías. Así, los griegos, emulando a los fenicios, fundaron colonias y puertos por todo el Mediterráneo, extendiendo su idioma, cultura y religión. Uno de los lugares donde se instalaron y prosperaron fue la isla de Sicilia y el Sur de Italia, que llamaban «Magna Grecia». Allí fundaron polis que pronto se enriquecieron y comerciaron con la propia Grecia, como Neapolis (futura Nápoles), Siracusa o Tarento. Una de ellas fue Agrigento, situada en el sur de Sicilia, ciudad que creció rápidamente y se enriqueció gracias al comercio y sobre todo a la cría de caballos. Cronistas e historiadores griegos mostraron en sus escritos su asombro por la riqueza desbordante de Agrigento, a la que describían como la ciudad más bella del mundo, donde sus habitantes vivían entre el derroche y el lujo, entre el oro, la plata y el marfil. Esta riqueza se reflejó en el cercano Valle de los Templos, una hondonada cercana a la antigua ciudad donde aún hoy en día se concentran numerosos templos y santuarios-

Convertido en Patrimonio de la Humanidad, este emplazamiento conserva algunos de los templos griegos que mejor se conservan, superando a los de la propia Grecia. Erigidos entre los siglos VI y V antes de Cristo, estos templos siguen sorprendiendo por su majestuosidad, belleza y su buen estado, la mayoría de los cuales han sido restaurados. Uno de los más impactantes es el Templo de la Concordia, (foto de portada) donde el estilo dórico alcanza su mayor esplendor, siendo uno de los tres mejores conservados de la Antigüedad. Se cree que pudo estar dedicado al culto de los Dioscuros, los gemelos celestiales Cástor y Pólux, hijos de Zeus y famosos por sus heroicidades. Todavía se conservan la mayoría de las estructuras, las imponentes columnas, escalinatas o los frisos. En este lugar también se conserva un templo donde se adoraba a Heracles y donde se erigió una fastuosa estatua de bronce que los peregrinos besaban. O el Templo de Hera, llamado así erróneamente, que conserva sus columnas originales. En este lugar todo el arte y grandiosidad del arte griego alcanzó su cúlmen, siendo explicación más que suficiente para ser uno de los lugares más visitados del sur de Italia.

Pero, los habitantes de Agrigento no consideraron esto suficiente y quisieron demostrar todo su poder y riqueza erigiendo un gigantesco templo, que sería uno de los más grandes del mundo antiguo. Agrigento quiso deslumbrar a todos, ordenando la construcción de un ciclópeo edificio de dimensiones desconocidas. Dedicado, como no podía ser de otra forma, al padre de todos los dioses olímpicos: Zeus, se comenzó a construir hacia el 480 antes de Cristo. El enorme peso de los techos de la estructura obligó a los arquitectos a buscar alternativas constructivas, por lo que se decidió añadir un muro que uniría las imponentes columnas. Pero, lo más destacable de este templo fue la decisión de construir unas enormes tallas de gigantes, representados soportando el peso del enorme techo. Se erigirían 38 estatuas de atlantes, en alarde de extravagancia inédito y desconocido para el mundo griego. Sin embargo, esta construcción nunca fue concluida, debido a las guerras con los cartagineses y el edificio quedó inconcluso. Se conservan algunos de estos enormes atlantes, que aun tantos siglos después nos muestran sus rostros antiguos y sabios.

You might also like More from author

Comments

Loading...