Los secretos de los merovingios

Misterios y enigmas

0 1.299

Los merovingios gobernaron hace muchos siglos en Francia, pero siguen generando fascinación. Sus poderes sobrenaturales, su vinculación con Jesús de Nazareth o con el Santo Grial, siguen atrayendo a los buscadores de enigmas en la Historia. ¿Quiénes fueron? ¿Qué poderes se les atribuyen? ¿Por qué se los relaciona con el origen del Cristianismo?

Después de siglos de poderío y esplendor, el Imperio Romano se desmoronaba y Roma era saqueada. Aquello marcó el inicio de una nueva época, mientras los pueblos germánicos y celtas invadían los territorios de Europa Occidental, instalándose en las antiguas provincias romanas. Uno de estos pueblos fue el de los francos, que se instalaron en la Galia, actual Francia, nombre que proviene del nombre de esos pueblos invasores. En ese entonces surge una figura mítica, el creador de la dinastía que gobernará Francia durante más de 200 años: Meroveo. Este soberano se pierde en las tinieblas de aquellas épocas de guerras y de invasiones, pero su nacimiento esta teñido de las leyendas. Su padre Clodión, un jefe de los francos, dejó embarazada a su esposa y esta, mientras nadaba en el mar, fue seducida por un monstruo marino, el misterioso Quinotauro. De este monstruo sabemos muy poco, solo que era un hijo del dios Poseidón. Como resultado de esta doble fecundación, Meroveo nació con dotes de héroe y poderes sobrenaturales. Con su figura nace la dinastía merovingia.

En torno a estos reyes surgió toda una mezcla de mitos y leyendas que contribuían a engrandecer su figura y volverlos semidioses. En ellos se vinculaban la esfera mística y lo terrenal, siendo auténticos reyes-sacerdotes, a la forma de druidas célticos. Uno de los elementos de poder más importantes era su cabello, símbolo de sus dotes y fuente de los mismos. Es por ello, costumbre que se dejaran crecer el pelo, como forma de demostrar su primacía, mientras que raparse la cabeza, era metáfora de abdicación. Una muestra de su importancia, es que los monarcas de esta dinastía no eran ungidos por el poder real, como solía hacerse en cada coronación, sino que este poder estaba en ellos mismos. El poder de los merovingios se vio acrecentado gracias a su alianza con el Papado de Roma, bajo el reinado de Clodoveo y su conversión al catolicismo. Roma se veía amenazada por la preponderancia de las herejías arrianas y la Iglesia bizantina, por lo que decidió acercarse a los merovingios, dándole a Clodoveo el título de nuevo César, heredero del Imperio Romano. Este soberano logró además unificar y conquistar los diferentes reinos francos, creando un único reino. Sin embargo, la costumbre de dividir las posesiones entre hermanos fomentó la fragmentación de los territorios.

Estos reyes estuvieron incluso vinculados a Jesús de Nazareth y al Santo Grial. Diversas teorías han afirmado que la Vírgen María y otros parientes de Jesús partieron de Palestina y llegaron a Francia, gobernando sus descendientes bajo la dinastía merovingia. E incluso que entre los tesoros que estos guardaban estaba el famoso Santo Grial, la copa mágica que empleó Cristo. De hecho, los primeros escritos que mencionan a este mítico objeto celestial aparecen en Francia, sobre todo con la figura del famoso poeta Chretien de Troyes, que ya menciona un enigmático «graal», sin dar demasiadas explicaciones. En su origen, este mítico Santo Grial estuvo vinculado a las tradiciones celtas que mencionaban diversos artefactos milagrosos. Es el caso del keetle o caldero de oro del dios Dagda, fuente de sabiduría e inmortalidad, que bien pudo generar una inspiración que diera origen al Santo Grial. Sea o no cierto, la dinastía merovingia gozó de un importante poder durante más de dos siglos, hasta que fue sustituida por la dinastía Carolingia. Estos antiguos reyes aún siguen inspirando y generando fascinación, tantos años después de su desaparición.

You might also like More from author

Comments

Loading...