La medicina del mar

Salud y remedios naturales

0 884

El mar tiene un efecto muy amplio en el ser humano, depurando y limpiando muchas facetas de su existencia. Solamente pasear por la playa o recibir el influjo de la brisa marina ya genera cambios muy positivos. Otro elemento fundamental es el agua de mar, reconocida ya desde el siglo XIX como un gran aliado frente a numerosas enfermedades y afecciones. ¿Qué propiedades beneficiosas nos aporta?

La ciencia tiene cada vez más claro que el origen de la vida tal y como la conocemos hoy en día, tuvo su lejana eclosión en los mares y océanos de nuestro planeta azul. En los mares habitan millones de seres de especies diferentes, vegetales y minerales, fuente de vida infinita. Este influjo vigorizante de los mares ya fue descubierto hace siglos, que recibió el nombre de talasoterapia. En 1753 el médico inglés Richard Russell realizó el primer estudio sobre los inmensos efectos positivos del mar en la salud y el buen funcionamiento de nuestro templo físico. Sus estudios se centraron en el hecho de que las poblaciones costeras tenían menos afecciones y problemas de salud que las del interior y empezó a recomendar baños de mar o incluso ingesta de agua de mar a sus pacientes. Russell obtuvo un amplio reconocimiento por sus resultados positivos, siendo nombrando médico de la Casa Real, y su libro se extendió por Europa, dando inicio a la costumbre de acudir a la costa a descansar o recuperarse. Es el nacimiento de las ciudades balneario como Brighton, en Inglaterra, adonde acudía la aristocracia a despejarse del aire contaminado de las urbes del interior.

El influjo del Sol y de la brisa marina ya es sumamente positivo, a lo que podemos sumar los baños en agua de mar y otras actividades modernas, como el caso de los balnearios que ofrecen numerosas alternativas. Sin embargo, ya solamente un paseo frente al mar permite no solo mejorar nuestra salud sino aclarar nuestra mente y limpiar los pensamientos que muchas veces nos presionan. Diversos estudios afirman que el agua de mar tiene numerosos beneficios para el organismo y ayuda frente a afecciones dermatológicas, reumáticas, musculares, cardíacas y metabólicas. También mejora tu estado en caso de fatiga, fomenta la recuperación vascular y potencia nuestro sistema locomotor, aportando fuerza y vigor. El agua de mar posee un 3,5% de sales disueltas que atesoran numerosos minerales que son sumamente beneficiosos, como magnesio, azufre, calcio o potasio. Ya la Antigüedad, los galenos como Avicena, Celso o Hipócrates alababan los efectos positivos del mar, y hoy en día, conociendo los efectos vibratorios y energéticos de los mares y el agua como depurador no podemos hacer otra cosa que darles la razón.

Otro elemento a tener en cuenta es el consumo del agua de mar cuyos efectos beneficiosos ya fueron presentados por el francés René Quinton en el siglo XIX, cuando empezó a administrarlo a enfermos. En países como Japón su uso es cada vez más común como acompañante culinario y remedio para diversas afecciones. Su consumo debe realizarse siempre bajo control médico y previamente con un proceso de adaptación progresivo. Puede administrarse de forma isotónica, en jugos o infusiones, o hipertónica, es decir, sin diluir. El agua de mar es un destacado depurador y regulador del sistema digestivo, eliminando elementos nocivos y generando un efecto laxante, así como del sistema urinario. Es un gran limpiador de la boca, removiendo bacterias y ayudando frente a dolencias y afecciones como la gingivitis, piorrea o aftas. Además el agua de mar genera sensación de saciedad, siendo un gran aliado frente a la diabetes o la obesidad, ayudando a hacer dieta y reducir el consumo de alimentos. Por todo ello, el mar nos aporta una gran variedad de efectos positivos que no debemos olvidar, fuente de vida y regeneración.

You might also like More from author

Comments

Loading...