Sanar con el color

Artistas sorprendentes

0 742

Roy de Maistre fue un visionario artista, que se interesó por estudiar la relación entre los colores y las emociones. Desarrolló un amplio análisis que incluía las vibraciones musicales en la cura de personas afectadas por experiencias traumáticas. ¿Quién fue este reconocido pintor? ¿Qué nos aportaron sus estudios?

En 1894, Australia era una lejana colonia del Imperio Británico, alejada de los focos mundiales. Ese mismo año nació Roy de Maistre, perteneciente a una importante familia de empresarios, en Nueva Gales del Sur. Como cualquier niño de clase alta, recibió una extensa educación de diferentes institutrices, destacando pronto por su sensibilidad artística. Por ello, fue enviado a la Royal Art Society, donde conoció las diferentes corrientes artísticas y se acercó al Impresionismo. Pero sus estudios de música y pintura se vieron interrumpidos por el estallido de la Primera Guerra Mundial en Europa. En 1916 fue reclutado por el ejército australiano pero su servicio fue breve debido a una tuberculosis no tratada que hizo que lo devolvieran a Australia. A pesar de ello, pudo presenciar en primera persona la barbarie de la guerra y se acercó al drama de los soldados heridos o mutilados en un Hospital de Liverpool donde tuvo una breve e incompleta formación como médico. Al regresar a Australia se dedicó de lleno a intentar ayudar a los veteranos de guerra y soldados con problemas psicológicos. Y desarrolló una original teoría sobre el color y el sonido.

Roy de Maistre estaba totalmente convencido del poder sanador de los colores y de las vibraciones. Por ello, creó un «tratamiento de color» para los soldados con estrés postraumático derivado de los horrores de la guerra. Este tratamiento consistía en instalar al paciente en una habitación pintada con determinados patrones y combinaciones cromáticas destinadas a inducir calma y sanar a la persona, que tuvieron efectos positivos en los pacientes. A esto luego fue añadiendo el estudio de las vibraciones y las notas musicales, vinculándolas con cada tonalidad, que él llamaba «orquestación del color». Ello lo llevó a profundizar en los efectos psicológicos y mentales de los colores en las personas y su psicología, acercándose a corrientes como la teosofía o el esoterismo. Estaba convencido de que los colores eran capaz de insuflar felicidad en las personas y animar el espíritu, depurándolo del pasado o de experiencias traumáticas. Fruto de su trabajo fue una exposición realizada en 1919, de forma conjunta con Roland Wakelin donde desarrolló la «música del color», que fue recibida con escepticismo en Australia, pero despertó interés en otros puntos, como Europa o América.

Las dificultades derivadas de su enfermedad provocaron que De Maistre decidiera abandonar la música para dedicarse por completo a la pintura. Fascinado por el poder del color y de la luz, desarrolló un estilo en el que introdujo los patrones cromáticos que estudió. Así como formas cercanas al cubismo y la abstracción. Sus pinturas empezaron a ganar renombre y pronto se convirtió en una de las figuras artísticas más importantes de Australia. En 1930 se trasladó a Londres, donde vivirá de forma permanente y recibió un gran reconocimiento por su obra, siendo compradas por galerías de renombre como la Tate Gallery. Falleció en 1968 en la capital inglesa. Su obra fue importante y destacable, dejándonos un gran estudio sobre las tonalidades y su influencia en el que las observa. «El color brinda a muchos la realización consciente de los principios subyacentes más profundos de la naturaleza, y en él encuentran una felicidad profunda y duradera; para esas personas constituye la canción misma de la vida y es, el habla espiritual de todo ser viviente», como él mismo escribió. El color nos permite conectar con nuestra esencia, trayéndonos armonía y equilibrio. Y así, este gran maestro nos lo demostró en su incansable obra.

You might also like More from author

Comments

Loading...