Mundos jovianos

Astronomía sorprendente

0 826

Las lunas que rodean a Júpiter conforman un amplio abanico de satélites fascinantes, llenos de curiosidades y secretos. Visitaremos los extraños mundos de Europa, donde podría haber vida bajo su superficie helada, Ío o Ganímedes. ¿Cómo son estas lejanas lunas? Ahora un nuevo satélite joviano ha sido descubierto, añadiendo un nuevo ítem a esta larga lista de extraños lugares cósmicos.

Todos los planetas de nuestro sistema tienen lunas, excepto Mercurio y Venus. Los 6 planetas restantes tienen en total 178 objetos satelitales y se espera descubrir más. Muchos son simples fragmentos rocosos, resultado del nacimiento del Sistema Solar, mientras que otros poseen atmósfera y gravedad propia. Los científicos los han clasificado en varios grupos. Los pastorales, por ejemplo, contribuyen a la estabilidad de los anillos de algunos planetas como Urano o Saturno; los coorbitales, aquellos que giran en una misma órbita; o los asteroidales, que giran en torno a un asteroide. El planeta que más satélites posee es Júpiter, con (por ahora) 80 lunas descubiertas suspendidas en torno suyo. Entre estos destaca Ganímedes, junto con Titán, la luna más grande del Sistema Solar, con una finísima atmósfera y una capa interior de hielo y agua. Otros como Ío, el cuerpo más activo geológicamente del Sistema Solar, posee más de 400 volcanes activos y grandes cadenas montañosas.

En el caso de Europa, este satélite joviano posee una superficie de hielo de agua y una atmósfera en la que está presente el oxígeno. Esta corteza tan lisa y casi sin cráteres ha hecho pensar que bajo ella hay agua en estado líquido. Además, en 2013 se descubrieron plumas de vapor de agua parecidos a géiseres, que se activan cuando el satélite se acerca a Júpiter. Otro de sus muchos datos interesantes están en sus vetas oscuras o estrías que recorren su superficie, semejantes a grietas en el agua congelada. Se ha propuesto que en ella habría vida, semejante a la que existe en las profundidades del lago Vostok en Antártida, con pequeños microorganismos. Otro satélite muy parecido es Encélado, que orbita en torno a Saturno, con una superficie también helada y una gran cantidad de plumas que expulsan hielo y material solido a la atmósfera. En 2014, la NASA anunció el descubrimiento de una gran masa de agua líquida a unos 40 km de profundidad, en el hemisferio sur de esta luna saturnina.

Volviendo a Júpiter, este inmenso planeta gaseoso posee un campo gravitacional de gran tamaño que le permite capturar numerosos objetos a su alrededor. Hace tres años se descubrieron varios objetos, formando lo que se conoce como «Grupo de Carmé», pequeños fragmentos rocosos con órbitas extrañas. Es en este grupo donde se acaba de hallar un nuevo satélite, para añadir a esa larga lista, descubierta por un aficionado y llamada EJc0061 de forma transitoria. Este pequeño mundo mantiene la característica de sus compañeras del «Grupo de Carmé» con órbitas discordantes y una extrema inclinación, fruto de haber sido un asteroide capturado por la gravedad joviana y despedazado debido a colisiones con otros objetos. El Sistema Solar nunca deja de mostrarnos nuevas sorpresas, conformando una amplia familia de objetos que orbitan en torno al Sol, una familia a la que estamos conectados energéticamente todos los seres humanos. Su sabiduría como objetos cósmicos está en nosotros mismos, siendo como somos viajeros estelares.

You might also like More from author

Comments

Loading...