Los faraones nubios

Curiosidades de la Historia

0 1.141

La etapa del Antiguo Egipto llamada la de los faraones nubios es poco conocida, considerada como una etapa de crisis, pero que en realidad supuso la recuperación de la identidad egipcia de manos de los cushitas. Estos peculiares faraones reinventaron la cultura de las pirámides, creando una cultura totalmente original, restaurando las pirámides o con el nacimiento de una nueva religión.

Egipto alcanzó su máxima expansión y prosperidad durante el llamado Imperio Nuevo, cuando se convirtió en uno de los reinos más importantes de todo el Mediterráneo. Sin embargo, hacia el 1200 antes de Cristo, el país entró en una larga decadencia. Fue entonces cuando las llamadas invasiones de los pueblos del mar sembraron el caos en el Mediterráneo Oriental, provocando guerras, la caída de imperios y reinos y graves problemas. Egipto resistió la invasión pero el país quedó muy debilitado y los faraones se sumieron en una etapa de luchas intestinas, por lo que tras el reinado de Ramses XI, el poder dejó de estar centralizado. En el Delta, diversos reyezuelos y nobles se disputaban el control político mientras que al sur los sumos sacerdotes de Amón crearon un reino. El antiguo reino de las monumentales pirámides y templos asombrosos parecía desmoronarse en esta anarquía.

Sin embargo, la solución a esta crisis provino de un protectorado egipcio, el reino de Cush. Este territorio se encontraba en los confines del sur de Egipto y había sido conquistado por los faraones para controlar las rutas comerciales hacia las fuentes del Nilo, en lo que hoy es Sudán. En esta región surgió una cultura donde se entremezclaban las tradiciones propias y las llegadas desde Egipto, con capital en la ciudad de Napata. Las gentes eran de raza negra, pero adoptaron la lengua, la religión y la cultura egipcia, desarrollando un singular sincretismo. Hacia el 790 antes de Cristo, lo gobernantes de Cush se autodenominaron faraones e invadieron Egipto con sus tropas, logrando conquistar todo el territorio. Nace así una nueva dinastía, llamada de los faraones nubios o faraones negros, que dominó el reino de las pirámides durante un siglo. Para defender su acceso al trono, los cushitas se consideraban unificadores del reino y se representaban con una cobra doble. Se trasladaron a Menfis, la tradicional capital egipcia, pero mantuvieron su vinculación a Napata, la capital cushita, adonde llevaron a cabo importantes obras.

En esta etapa el arte egipcio se «africaniza» con la incorporación de tradiciones de la zona subsahariana. Los faraones nubios impulsaron el sincretismo religioso con la construcción de templos de divinidades egipcias (Seth, Amon,…) en su lugar de culto tradicional, Jebel Barkal, llamada también la «montaña pura». Practicaban la momificación y además recuperaron un elemento constructivo que se había abandonado en el Imperio Medio: la erección de pirámides. En las cercanías de Napata, en la necrópolis de Meroe construyeron pequeñas tumbas piramidales, como una forma más de vincularse con la cultura egipcia y de restaurar las tradiciones antiguas. Actualmente se conocen más de 200, en muchas de las cuales se han hallado enormes sarcófagos de granito, así como templos anexos para las ofrendas. Este peculiar reino concluyó con la invasión de otro pueblo, los asirios. Pero, a pesar del paso de miles de años, los faraones nubios siguen generando la atención de historiadores y arqueólogos, por esta singular mezcla cultural que insufló nuevo aire y ánimos al decadente reino egipcio de entonces.

You might also like More from author

Comments

Loading...