La región de las montañas encantadas

Curiosidades y enigmas

0 832

El fabuloso monte Roraima o la catarata del Santo del Ángel son algunos de los rincones más fascinantes de Sudamérica. Pero pocos saben que estos iconos tienen en común que forman parte de una antigua región geológica de montañas que parecieran encantadas, hogar de numerosos mitos y leyendas. Nos sumergiremos en la zona de los «tepuys», lugar que aún esconde muchos secretos y que la ciencia considera un laboratorio para el estudio de la evolución y la geología.

Al norte del continente sudamericano se encuentra una extensa región de antiguas mesetas y macizos montañosos, cubiertos de bosques húmedos o sabanas. Se la conoce como Escudo Guayanés y es compartido por varias naciones: Venezuela, Brasil, las Guayanas y el Surinam. Esta región geográfica es considerada una de las más antiguas del planeta, cuyo origen se remonta a hace 2 o 4 mil millones de años, cuando existían grandes colinas de cuarzo. La erosión, los cambios de las mareas, el efecto de desgaste de los ríos Amazonas y Orinoco, provocaron que estas colinas y mesetas se fueran desgastando, quedando solo algunos macizos semejantes a fortalezas o bastiones.

Son los llamados tepuy, que en el idioma de los pemones (los pobladores originarios) viene a significar «hogar de los dioses», ya que se creía que en ellos habitaban espíritus y divinidades celestes. En estos grandes bloques de piedra se han encontrado numerosos restos fósiles, mientras que en sus cumbres planas se dan algunas curiosidades, como el hecho de poseer microclimas muy diferentes a los de la superficie, o ser grandes reservorios de plantas carnívoras. Las cumbres al estar separadas totalmente del suelo por insalvables paredes de roca, han permitido que en ellas se desarrollen especies endémicas de flora y fauna, la mayoría aún sin clasificar o estudiar.

Este región esta llena de colinas y mesetas con un aire místico, cuyo origen se remonta a cuando África y América conformaban un solo continente. Uno de los lugares más sobresalientes es el Pico de la Neblina, situado en territorio brasileño, que destaca por su pico con forma de diamante o pirámide de roca. Se trata del tepuy más alto de la zona, situado en una región remota, cubierta de bosques y selva tropical, de acceso vedado por decisión del gobierno brasileño y las autoridades indígenas. Recién en 2017, pudo entrar una expedición científica, que descubrió numerosas especies desconocidas de fauna y flora, en un lugar prístino desde hace un milenio.

Aquí también se encuentra Roraima, una impresionante meseta de arenisca semejante a una ciudad flotante en plena selva amazónica, cortada pareciera que a cuchillo. Conocida como la «madre de todas las corrientes» por lo indígenas de la zona, en ella nacen numerosos afluentes. Su importancia científica es enorme, ya que es considerada una isla de tiempo, donde habitan especies endémicas desconectadas del resto del planeta. Suele estar cubierta de nieblas y nubes, que hacen aumentar su misticismo, siendo un lugar con una energía ancestral que muchos visitan.

Otra de las joyas de esta zona es el famoso Salto del Ángel, la catarata más alta del mundo y uno de los iconos de Venezuela. Con casi un kilómetro de caída, la catarata nace en las alturas de esta mole cincelada por milenios de acción de la Naturaleza, una meseta que es llamada Auyantepuy. Su descubrimiento se atribuye al piloto norteamericano Jimmy Angel, quien sobrevolaba la región cuando un accidente lo hizo aterrizar sobre la meseta y pudo retornar a la civilización después de un arriesgado descenso y expedición por la selva. La catarata fue bautizada entonces con el nombre del desafortunado piloto, aunque los indígenas ya lo conocían como Kerepakupai Merú.

Al igual que en el resto de los tepuy, los pemones creen que sobre estas altas fortalezas de piedra habitan divinidades ancestrales que custodian estos altos lugares, así como las numerosas cuevas bajo la roca, entradas subterráneas a lo desconocido. Se decía que en estas regiones habitan seres mágicos, como duendes, guardianes de tesoros. La catarata del Salto se cuenta que tiene su origen en una princesa doliente que se refugió en sus alturas o en espíritus que vierten sus aguas con violencia desde las alturas. Sea como sea, estas altas fortalezas de piedra permanecen rodeadas de misterio, una incógnita cuyo secreto aún no ha podido ser revelado totalmente.

You might also like More from author

Comments

Loading...