La misteriosa cultura de Sichuan

Historia y cosmos

0 1.073

A finales del siglo XX, un descubrimiento en la provincia de Sichuan rompió la estructura tradicional de la historia china. Bajo tierra fue hallado un enorme tesoro de objetos que nos habla de un pueblo del que sabemos muy poco. Entre los muchos hallazgos fueron encontradas extrañas máscaras, árboles sagrados y tablas que representaban al cosmos. ¿Quiénes los fabricaron?

Árbol sagrado de bronce

Los orígenes de la cultura china se pierden en las tinieblas de la Antigüedad. La historiografía tradicional, en muchos casos adulterada por las mismas autoridades de ese país, sigue una línea invariable de dinastías que se sucedían unas a otras. Así, la primera que conocemos es la Xian, de la cual sin embargo, no hay rastros de ningún tipo, siendo mencionada solo en libros y textos mitológicos. Posteriormente, surgirá la dinastía Shang, que se extenderá entre el siglo XVII y el XI antes de Cristo, al mismo tiempo que gobernaban los ramésidas en Egipto o los fenicios alcanzaban su mayor esplendor en el Mediterráneo. En aquel entonces, la población china era sobre todo rural, viviendo en pequeños pueblos o zu, donde habitaban los clanes, dedicándose principalmente a la caza, el cultivo de la tierra o la pesca. Surgieron algunas ciudades, como la bulliciosa Yin, la última capital de esta dinastía y ya aparecen los primeros signos del alfabeto chino. En el 1046, la dinastía Shang fue derrotada por los Zhou, quienes trajeron la siguiente dinastía.

Sin embargo, esta línea histórica se vio trastocada por sorprendentes descubrimientos. En 1929, un campesino de Sichuan decidió perforar el suelo de sus campos para hacer un pozo. Este hecho fortuito permitió la aparición de unos extraños objetos de bronce, descubiertos por el agricultor, pero que pasaron desapercibidos. Recién en la década de 1980 comienzan las primeras excavaciones, descubriendo millares de objetos bajo tierra. Los arqueólogos desenterraron todo tipo de cerámicas, piezas de metal, esculturas, máscaras, tallas,… en lo que parecía ser una fosa funeraria. Los libros nada decían de la cultura que había fabricado estos objetos, contemporánea de la dinastía Shang, aumentando el estupor de los investigadores. Se trastocaban todas las líneas históricas tradicionales, rompiendo además con la idea monolítica de que la civilización china había tenido su único origen en el Río Amarillo o Huang He, mientras que estos objetos pertenecían al valle del Changjiang. Ahora se admite que el imperio chino tuvo su nacimiento en múltiples focos de diferentes geografías que se fusionaron dando lugar a esta civilización oriental.

Sabemos muy poco de la cultura de Sichuan, que los arqueólogos llaman dinastía Shu o de Sanxingdui. Pero los objetos descubiertos son sumamente interesantes, mostrándonos una metalurgia avanzada y excelsa, así como en el trabajo del jade, piedras preciosas o la arcilla. Este pueblo tallaba figuras zoomorfas, representando águilas, serpientes, felinos o aves. El pueblo chino agrupaba los astros en 4 grupos de animales, por lo que los investigadores consideran estas esculturas de bronce representaciones del cosmos, en un intento de comunicación con las estrellas, el reino de los dioses celestes. A esto hay que añadir un curioso árbol de bronce, con estilizadas ramas, hojas, frutos y formas de dragones, símbolo del árbol de la vida, del orden cósmico y de Andrómeda. Y no podemos olvidarnos de las fabulosas máscaras con rostros geométricos, ojos con forma de diamante, orejas de gran tamaño y rasgos casi cibernéticos (imagen de portada). A esto hay que añadir tablas de jade, objetos de marfil, vasijas o máscaras humanas con formas de pájaro. Un pueblo que desapareció misteriosamente del que sabemos muy poco, pero que nos legó este invaluable tesoro de miles de objetos que nos muestran sus intentos de entablar comunicación con el Universo y los dioses.

You might also like More from author

Comments

Loading...