El misterio de la Kaaba

Historia y religiones

0 1.052

Cada año miles de peregrinos acuden a La Meca para venerar una gran caja de piedra negra. ¿Qué hay en ella? ¿Qué simboliza? ¿Cuál es su historia? Para conocer las respuestas debemos sumergirnos en la historia de Arabia, el Reino del Desierto, sus creencias y un pasado en el que se entremezclan el Corán, mitos y leyendas preislámicas.

Mucho antes de la llegada del Islam y de Mahoma, varias de las tradiciones que componen la peregrinación a La Meca ya existían. Esta ciudad, capital religiosa del mundo árabe, surgió cuando un ángel golpeó el suelo y nació la fuente de Zamzam, un lugar sagrado hasta hoy en día, y allí se asentaron las primeras tribus. En La Meca se reunían los árabes para comerciar entre ellos y venerar a sus dioses, sobre todo a Hubal el patrón de la ciudad. En ese entonces ya existía una explanada con un betilo o piedra sagrada, en torno al cual se realizaban los tradicionales giros como muestra de veneración. Tiempo después se construiría el primer santuario o Kaaba, de los cuales había muchos dispersos por las ciudades árabes pero solo el de La Meca estaba erigido íntegramente en piedra, como muestra de su primacía sobre las demás. En este santuario se encontraba la venerada Piedra Negra, un trozo de meteorito o de basalto (se desconoce) que se remonta según la tradición al Paraíso, a los tiempos de Adán y Eva.

Con la llegada del Islam y la predicación de Mahoma, las estatuas de los ídolos fueron expulsadas del Kaaba, convirtiéndose en santuario exclusivo de Alá. La Piedra resultó dañada por un incendio pero pudo ser reconstruida en un marco de plata en el cual se encuentra hasta hoy en día. Cada año se celebra el Hajj, la peregrinación que exige el Islam a La Meca, uno de los Pilares del Islam. Cientos de miles de personas visitan la ciudad sagrada y asisten a las tradicionales 7 vueltas (tawaf) en torno a la Kaaba, intentando besar el marco de plata donde se encuentra la Piedra Negra, situada en la esquina sureste. El edificio representa el hogar de Alá, la unión entre el mundo divino y el terrenal, entre cielo y tierra, y alinearse ante ella es símbolo de unidad de fe y armonía. En esta tradición se nos vuelve a mostrar la vinculación infaltable entre el elemento celestial, cósmico y las creencias. En torno a la Kaaba se construyó una enorme mezquita, que recibe el nombre de Masyid Al Haram. Cerca de la Kaaba se encuentra la llamada Estación de Gabriel, una gran caja dorada que resguarda una piedra donde según la tradición islámica se encuentran grabadas las huellas de Abraham.

La Kaaba tiene forma de prisma y está construida con sillares de granito, careciendo de decoración y ventanas. Sobre ella se encuentra la kiswa, cubierta con un manto de seda negra, con bellas caligrafías de oro de Corán, que es cambiado cada año. Posee una puerta dorada cuya llave custodia una familia de La Meca desde hace siglos, los Beni Shaiba, que se dice la recibieron del mismo Mahoma. En su interior hay una sala con 3 pilares de madera, cada una con el nombre de uno de los ángeles principales, suelos de mármol y una mesa de piedra. De las columnas cuelgan lámparas, símbolos de la luz de Dios, y en el extremo izquierdo se encuentra la Puerta del Arrepentimiento, por donde se accede al tejado de la Kaaba. A esta estructura sagrada se puede acceder durante todo el año, excepto durante el hajj, debido a la inmensa afluencia de personas. Todo el mundo islámico reza 5 veces al día en dirección a esta Kaaba de La Meca, lo que da una muestra del halo de misticismo que la rodea, un elemento sagrado que muchos desconocen en el mundo occidental, vinculado a las estrellas.

You might also like More from author

Comments

Loading...