Sorpresa en Luxor

Antiguo Egipto

0 840

Un nuevo descubrimiento ha provocado el estupor de arqueólogos y egiptólogos, tan importante que ha sido comparado con el de la Tumba de Tutankamón en 1922. Una ciudad entera está siendo desenterrada de las arenas de Egipto, en la ciudad de Luxor, donde se encontraba la antigua capital de Egipto. ¿Qué se ha podido descubrir de esta antigua urbe?

La civilización del Antiguo Egipto tuvo lugar hace miles de años, tantos que muchos de sus monumentos son solo ruinas y una lejana de sombra de lo que fueron en su mayor esplendor. Pero la fascinación por el pueblo de las pirámides no ha amainado en absoluto. Egipto sigue siendo un verdadero emporio de antigüedades, un foco permanente de sorpresas. Para entender lo que se acaba de descubrir bajo las arenas, debemos trasladarnos hasta el reinado de Amenofis III. Este faraón tuvo un largo y pacífico reinado, consolidando a Egipto como la principal potencia de la región. Fue una etapa de gran estabilidad y prosperidad, lo que llevó al faraón a ordenar numerosas obras, como un nuevo complejo palacial, nuevos templos o ampliaciones de otros ya existentes. Pero, no todo era prosperidad, ya que el clero de Amón, afincado en la ciudad sagrada de Tebas, tenía cada vez más poder, muy empoderados después de las donaciones hechas por el faraón Tutmosis III cuyo acceso al trono estuvo lleno de irregularidades.

Los sacerdotes de Amón desafiaban la autoridad real, por lo que Amenofis III decidió construir un nuevo palacio (Malkata) alejado de las intrigas del templo. Tras su muerte, su hijo Amenofis IV fue el que desató la guerra con el clero de Tebas, renombrándose como Akenatón y tratando de eliminar el culto a los dioses que no fueran Aton. Incluso construyó una nueva ciudad, Amarna, provocando la furia de los sacerdotes. En ese contexto de intrigas palaciegas y maniobras en la sombra, pero de gran prosperidad para Egipto, debemos colocar el nuevo descubrimiento hecho en Luxor. Con este nombre, que en árabe quiere decir «templos», se conoce a la ciudad que se edificó sobre las ruinas de Tebas o Uaset, como se conocía en la Antigüedad a la ciudad de Amón. Además, es sede de los imponentes templos de Luxor y Karnak (foto de portada). En septiembre de 2020 comenzaron las excavaciones en Luxor, tratando de encontrar un templo vinculado al faraón Tutankamón. Pero bajo la superficie empezaron a aparecer muros de piedra que corrían en todas direcciones, descubriendo una inmensa ciudad que aún falta por desenterrar en su mayor parte.

Para dar a conocer el descubrimiento y llamar la atención de la gente, el hallazgo se ha anunciado a bombo y platillo, hablando de «ciudad perdida» en vez de redescubrimiento. La ciudad ha sido llamada «El Ascenso de Atón» y se encuentra en muy buen estado de conservación, como si la urbe hubiera sido abandonada de forma precipitada. Se han hallado industrias, cervecerías y talleres donde trabajaban cientos de artesanos, muros de vigilancia así como viviendas completas y un cementerio. Los arqueólogos esperan hallar nuevos objetos y estructuras en los próximos meses cuando progresivamente se vayan excavando nuevas zonas, incluidos con suerte tumbas llenas de fabulosos tesoros. Esta ciudad parece que estaba conectada con la célebre Deir el Medina, un enorme pueblo donde habitaban miles de artesanos dedicados a construir las tumbas reales del Valle de los Reyes y las Reinas. Se trata sin duda de un descubrimiento de enorme importancia que tal vez nos aporte más información sobre aquellos años de tensiones políticas y el cúlmen del Egipto del Imperio Nuevo, así como sobre el faraón Amenofis III y su fascinante reinado.


 

You might also like More from author

Comments

Loading...