El aceite sanador

Botánica y alimentación

0 585

Todos conocemos la belleza y fragancia de la camelia y sus coloridas flores. Sin embargo, su fruto es poco conocido, a pesar de contener un gran número de propiedades que la convierten en un gran aliado de nuestro templo físico y sobre todo de nuestra piel. Además, el aceite que genera es uno de los más sanos, con virtudes que incluso superan a la del aceite de oliva.

La camelia es una de las variedades más extensas del inmenso mundo botánico, con más de 300 especies y 30 mil varietales. Esta planta es muy valorada por su vistosidad, especialmente por sus bellas flores de colores que van desde el blanco, al rojo, el rosa o incluso jaspeadas. Su lejano origen está en las regiones tropicales y subtropicales del planeta, especialmente en los bosques húmedos cercanos al mar. Descubierta por un jesuita en el siglo XVII, apellidado Kamel, recibió su denominación por su descubridor. El escritor Alexandre Dumas en su célebre novela realista, «La Dama de las Camelias», retrata a una cortesana de la alta sociedad que siempre era acompañada de un ramo de estas flores blancas.

En Japón o China, la camelia es altamente valorada, considerada como la «rosa de Oriente». En Japón, hay una leyenda que cuenta que un héroe se enfrentó a un horrible monstruo para casarse con la bella «princesa del arroz». Después de matarlo, el héroe apoyó su espada ensangrentada en el suelo para pedir matrimonio a su amada. Junto en ese lugar, nació la camelia.

Cuando es fecundada la flor, nace el fruto de la camelia, un secreto que pocos conocen. Sus formas y tonalidades son muy diversas, dependiendo de la especie. Adentro de su caparazón de color tostado, se encuentran encapsuladas las semillas de la camelia. En Oriente, estas semillas son muy apreciadas, ya que con ellas se fabrica aceite de camelia, que es empleada tanto en cocina como en cosmética por sus muchas propiedades. El alto valor de este líquido se explica por la propia dificultad a la hora de obtener estas semillas, ya que hay camelias que generan frutos a los 2 o 3 años de ser plantadas, mientras que otros pueden tardar entre 30 o 40 años.


  • ¿Cuáles son las propiedades del aceite de camelia?

Este aceite se obtiene por prensado en frío y es junto a la de oliva, de las aceites vegetales más sanas que existen. Tiene escaso sabor y no huele. Posee abundante omega 6, que ayuda a mejorar la comunicación entre las células de nuestro organismo; contiene muy pocas grasas saturadas, por lo que no generan colesterol y además ayudan a eliminarlo si esta presente en nuestro sistema cardiovascular. Tiene muchas vitaminas, como la E, un antioxidante que ayuda a los glóbulos blancos, manteniendo sano nuestros órganos y potenciando el sistema inmunológico. Así como también abundantes minerales por ejemplo, el calcio que ayuda a huesos, uñas y dientes, magnesio o zinc.

Uno de sus aspectos más interesantes es que posee un punto de humo muy elevado. El punto de humo se refiere a ese momento en el que cuando calentamos cualquier aceite, este empieza a humear. Es entonces cuando sus materiales grasos se degradan y empieza a liberar radicales libres, sustancias que pueden llegar a ser cancerígenas. Es por ello, que el aceite de camelia es más sano que los demás, pudiendo ser reutilizado un mayor número de veces.

Por último, la mayor importancia de este aceite se refiere a su empleo para la piel. Sus propiedades le aportan elasticidad y suavidad, ayudando a evitar dolencias y afecciones. Es muy recomendable para la seborrea, pieles grasas y deterioradas, o para la psoriasis. Aporta hidratación y elimina granos o erupciones, siendo el aceite de camelia un gran aliado de la piel y también del cabello, al que aporta vigorosidad y brillo. Por todo ello, las empresas cosméticas comienzan a emplearla en sus productos.

You might also like More from author

Comments

Loading...