La vivienda como hogar

Arquitectura consciente

0 672

¿Puede una casa cambiar la Historia? Después de siglos de estructuras rígidas y recargadas, en el siglo XX diversos arquitectos se encargaron de idear un nuevo cánon de vivienda. ¿Cuáles fueron estas construcciones? La búsqueda de la armonía, la interrelación con la Naturaleza, la belleza o el bienestar de sus habitantes fueron las máximas de esta generación de visionarios, cuyas influencias llegan hasta nuestras casas.

«Arquitectura es cuestión de armonías, una pura creación del espíritu» Le Corbusier

Hace más de dos milenios, Hipócrates ya aseguraba en la Antigua Grecia que la salud está en «el lugar, el aire y los alimentos». La buena salud se construye con todo lo que nos rodea diariamente, aunque solo nos acordemos de ella cuando sufrimos alguna dolencia o enfermedad. Nuestros entornos, tanto laborales como domésticos, son de suma importancia para mantener nuestro templo físico en buen estado. El hogar es nuestro santuario, nuestro templo, el lugar donde cada conciencia duerme, se nutre o acrecienta su sabiduría. Es el escenario donde recargamos la «batería» de nuestro templo físico, donde nos purificamos del día a día, donde retornamos a la esencia de lo que somos. El hogar nos ha recordado su importancia durante el pasado 2020, cuando el confinamiento se extendió por el mundo y nos vimos recluidos en nuestras viviendas. Repensar estos espacios es lo que han hecho muchos arquitectos, que buscaron belleza, armonía, eficiencia o fusión con la Naturaleza. ¿Cuáles fueron sus propuestas?


  • Frank Lloyd Wright – Fusión con el entorno

Este visionario arquitecto de EEUU generó tanta animadversión como admiración entre la intelectualidad de su época. Crítico de las formas tradicionales, quiso romper los cánones preestablecidos y se adentró en el diseño de estructuras armoniosas, económicas y adaptadas a su entorno. Apostó por la transparencia y la vinculación entre espacios y habitaciones, dejando de ser compartimentos estancos. Uno de los objetivos de su estudio fue la arquitectura maya, a la que analizó exhaustivamente, tomando algunos elementos. Wright quiso replantear la construcción de viviendas, abandonando el tradicional concepto de la casa como una caja, y construyó numerosas casas. Entre ellas destaca la famosa Casa de la Cascada, considerada una de las construcciones más importantes del siglo XX y de EEUU. Esta vivienda supone el ideal que preconizaba el arquitecto: la fusión entre la vivienda y su entorno natural. En ella, una cascada atraviesa la casa y se encuentra totalmente rodeada de árboles, en un bosque que se mantuvo intacto. Los cimientos de la estructura son las mismas rocas del lugar, lo que da una muestra de la genialidad del arquitecto.


  • Philip Johnson – Formas ligeras

La figura de este arquitecto está llena de luces y sombras. Recién a la edad de 36 años decidió dedicarse de lleno a la arquitectura, siendo una figura que cambió de estilo y formas en múltiples ocasiones. Sin un discurso concreto, Johnson siguió la estela de Mies Van der Rohe, con un estilo minimalista, sin adornos y con líneas geométricas sencillas. Y así diseñó la Casa de Cristal, convertida en Monumento Histórico Nacional en 1997. Construida a mediados del siglo XX, esta estructura supuso un soplo de aire fresco para la época, abriendo las puertas de la arquitectura moderna propiamente dicha. Se trata de una estructura acristalada, totalmente transparente, en la cual se reflejan los árboles que la rodean. Innovadora, esta vivienda supuso el cúlmen de la desmaterialización de la arquitectura, apostando por la ligereza y sencillez. Supuso la práctica de nuevas técnicas constructivas de aquel entonces, cuando se empieza a trabajar con acero, hormigón o grandes hojas de vidrio.


  • Le Corbusier – Sanitarismo y vivienda al servicio de sus habitantes

Imposible no mencionar a este visionario si hablamos de arquitectura. Polémico, agitador social, innovador, pionero,… su biografía es tan extensa como altisonante. Le Corbusier quiso cambiar el mundo mediante la arquitectura, impulsó la explicación de su obra con el fin de generar impacto social. Encaró numerosas obras, muchas de las cuales nunca pudo realizar. Tuvo una actividad intensa en Argentina, visitando Buenos Aires o La Plata, ciudad en la cual erigió la famosa Casa Curutchet. Corbusier interpretaba a la vivienda como una máquina para vivir, es decir, un lugar donde el ser humano podía habitar, satisfaciendo todas las necesidades. La casa se ponía al servicio de sus moradores, no al revés. Su objetivo era también crear espacios bellos, que aportaran armonía a sus habitantes. Y así llegó a la planificación y construcción de la célebre Ville Savoye, en Francia. Erigida sobre pilotes, que simbolizan una columnata, apostó por las formas racionalistas y rampas de acceso que vertebran la estructura. Añadió numerosos baños y por el color blanco, en un afán sanitarista, así como ventanales. Construida en 1929, esta vivienda marcó el camino a seguir para las décadas siguientes del siglo XX, una muestra viva de las ideas y planteamientos de Le Corbusier.

You might also like More from author

Comments

Loading...