El heredero perdido

Historia y curiosidades

0 1.009

Las extrañas circunstancias de la muerte del heredero del rey Luis XVI durante la Revolución Francesa alimentaron todo tipo de rumores e historias. Una de ellas incluso apuntaba a que un arquitecto francés que vivía en Buenos Aires pudo haber sido el joven Luis que escapó de la Francia revolucionaria y se inventó una nueva identidad. ¿Quién fue realmente Pierre Benoit? Para intentar descubrirlo viajaremos a aquella fascinante época en la que la Historia del mundo cambió para siempre.

En 1789 la ira de las clases populares contra el derroche y el lujo de la monarquía de los Borbones estalló en la Revolución Francesa. Los reyes fueron arrancados de los palacios de Versalles y llevados al Palacio de las Tullerías, en plena París, como símbolo de una nueva era de monarquía constitucional, con un monarca cercano a sus conciudadanos. El rey Luis XVI, su esposa, la odiada María Antonieta de Austria y sus hijos María Teresa y el joven Luis, delfín de Francia, se asentaron en el vetusto palacete, mientras la Francia revolucionaria se convulsionaba. El rey, convencido de que no había marcha atrás, decidió huir con su familia y protagonizó la Fuga de Varennes, pero 50 km antes de la frontera, fueron descubiertos y devueltos a los furiosos parisinos. Este hecho arruinó la imagen de la monarquía y el nuevo gobierno radical de los jacobinos ordenó la ejecución del rey Luis XVI y luego de María Teresa, ante el estupor de Europa que se armaba para invadir Francia. Los acontecimientos que siguieron marcaron el devenir del Viejo Continente, con la llegada de Napoleón, las guerras que se extendieron por la región y la expansión de las nuevas ideas revolucionarias y liberales.

Pero, ¿qué fue del delfín de Francia, el joven hijo de Luis XVI? Nacido en 1785 en Versalles, sufrió al igual que sus padres el estallido de la Revolución. Fue llevado al anticuado Palacio de Tullerías, donde pudieron mantener sus criados, pero tras la Fuga de Varennes, serán enviados a la prisión del Temple sin ningún privilegio. Tras el guillotinamiento de sus padres, el niño fue mantenido en prisión donde se le dio una educación republicana. Entre condiciones lamentables y total aislamiento, finalmente se anunció su fallecimiento en 1795 con solo 10 años. Pero, pronto empezaron a correr rumores sobre que el heredero había logrado escapar y surgirán un gran número de personas que se autonombrarán herederos de la Corona francesa. Entre ellos, el más famoso fue Karl W. Naundorff, un relojero alemán que decía ser el delfín de Francia. Fue llevado a París en 1834, donde diversos nobles lo dieron por verdadero, respondiendo correctamente a las preguntas que se le hacían. Pero, María Teresa, la hermana que había sobrevivido a la Revolución se negó a entrevistarlo. Su comportamiento errático y el hecho de que muchos lo consideraran «loco» le hizo perder apoyos y finalmente sería deportado a Inglaterra y moriría al cabo de unos años. Otro de los posibles destinos del delfín de Francia pudo estar en Buenos Aires, a miles de kilómetros de distancia.

Pierre Benoit fue un arquitecto francés que llegó a la naciente capital argentina en 1818. Se casó con una mujer de clase, María de las Mercedes con la que tuvo varios hijos. Este joven mantuvo durante toda su vida un completo mutismo de su vida antes de su llegada a Argentina, pero el hecho de que hablase 5 idiomas, supiera de arquitectura, diseño e ingeniería y tuviera otros muchos conocimientos no disponibles para las clases populares generaron suspicacia. Fue arquitecto de los gobiernos de Rivadavia y Dorrego, y participó en varias obras de la época como el pórtico de la catedral de Buenos Aires. En 1852, un extraño procedente de Francia llegó a Buenos aires y visitó a Benoit, muriendo este poco después, posiblemente envenenado. Tiempo después de su muerte, varios autores argentinos arrojaron una respuesta a su desconocido pasado: era el heredero de Francia, el delfín Luis. Lo cierto es que fue una opción romántica y curiosa, que demuestra la intensa conexión en aquella época entre París y la ciudad que intentaba emularla a miles de kilómetros: Buenos Aires. En 2003, los restos del príncipe fueron exhumados y gracias a un análisis de ADN se confirmó su identidad, acabando con el misterio y demostrando que el joven Luis había muerto en el Temple en 1795. Pero ¿quién fue realmente Pierre Benoit?

Luis XVII

You might also like More from author

Comments

Loading...