Primero, no dañar

Editorial

0 978

Hoy les aportamos una editorial escrita por Amalia Lorenz, doctora en Cardiología, con una extensa carrera como médica de varias instituciones hospitalarias de la Ciudad de Buenos Aires. En esta lectura, la autora nos recuerda la importancia de nuestra fuerza interna y sobre todo que no debemos dejarnos llevar por el miedo y la incertidumbre.

¿Cuántas veces en mi consultorio, frente a un paciente angustiado por el dolor y por el miedo, sentí la necesidad de buscar palabras que lo contuvieran y que así, me permitieran comprender su dolencia? Siempre se pensó que sanar físicamente a la persona era lo primero y fundamental de nuestra práctica. Sin embargo, según mi experiencia a través de los años, entendí que el primer paso siempre era quitar el temor y la angustia, antes de pasar al tratamiento de aquello por lo que se nos consulta. Superar la carga emocional que genera aquello que aparece, causando dolor, miedo o desesperanza, es la primera etapa de la sanación. El miedo paraliza, el miedo siempre agudiza síntomas y signos, el miedo es el gran enemigo a vencer. El primer objetivo de la medicina es el que vi grabado en la pared de un aula de la Facultad de Medicina, el 1° año de mi carrera, y que explica la esencia de nuestra labor: ”PRIMUN NON NOCERE”, Primero no Dañar.

Todos tenemos una voz interior, que es nuestra certeza, y a ella apelamos en los momentos difíciles, cuando debemos tomar decisiones. En esta actualidad, el mundo se encuentra ante grandes desafíos, pero debemos recordar que es nuestra propia mirada sosegada y calmada la que conforma el camino que evita el miedo y equilibra la vibración. Cuando esa energía propia se estabiliza, toda la desarmonía que nos rodea, sucumbe ante ella. No se trata de desobedecer las normas de salud que se indican, sino, que además de ellas, le sumemos una alimentación adecuada, el cuidado del cuerpo con caminatas o ejercicios físicos, que combatan la quietud. Y sobre todo, el fortalecimiento de nuestra confianza en quienes somos, escucharnos, recurrir a esa fuerza interior, la fortaleza propia que siempre nos ha sacado de la angustia y el temor.

Estas palabras, no tienen el objetivo, de criticar las medidas sanitarias implementadas, sino de quitar el miedo. El sincero deseo de quien escribe estas líneas es que no olviden que además de las medidas sanitarias indicadas, tenemos armas propias, que nos han acompañado y nos acompañan siempre, las que nos dicta nuestro ser interior, y que constituyen nuestra verdadera fortaleza.

Dra. AMALIA BEATRIZ LORENZ
M.N. 39074
Dra. en Medicina, Especialista en Cardiología
Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...