Mundos imposibles

Astronomía

0 746

El Universo desafía constantemente las leyes de la física, con planetas imposibles que parecieran de ciencia ficción. Orbes de diamante, mundos que no deberían existir o los llamados «Neptunos calientes», los exoplanetas que se descubren constantemente parecen contradecir todo lo que creemos saber de nuestro cosmos y siguen demostrando que aún nos falta mucho por descubrir. ¿Cómo son estos lugares extremos? ¿Qué sabemos sobre ellos?

Ya hace siglos había quienes afirmaban que las estrellas que vemos en las noches conforman sistemas planetarios como el nuestro. Es el caso de Giordano Bruno, quién ya a finales del Medievo defendía esta postura, lo que desató la persecución de la Iglesia. Ahora, la ciencia se concentra especialmente en esta tarea: el descubrimiento de exoplanetas que orbitan otras estrellas, con la esperanza de encontrar vida. Para ello, se cuentan con las herramientas más modernas que el ser humano es capaz de desarrollar: sondas y observatorios espaciales, así como, los grandes telescopios que se están erigiendo en Atacama. Gracias a ellos, se han podido encontrar más de 3000 mundos orbitando a cientos de años luz de nuestro Sistema Solar. El primer descubrimiento de este tipo tuvo lugar en 1995, cuando se detectó un planeta extrasolar en torno a la estrella Helvetios, en la constelación de Pegaso. Poco a poco, las técnicas de descubrimiento y exploración de estos lejanos mundos se ha ido perfeccionando, permitiendo no sólo descubrir más rápidamente, sino también desentrañar las características de estos exoplanetas. Pero los científicos se asombran ante la variedad y la complejidad de los descubrimientos, muchos de los cuales desafían las normas y leyes que se han establecido.

Es el caso de PH1, un gigante gaseoso hallado en la constelación del Cisne, orbitando la estrella Kepler 64. Este mundo del tamaño de Neptuno tiene la particularidad de que si llegáramos a su superficie, veríamos 4 soles. Se da la casualidad de que orbita a un sistema binario, vecino de otro sistema de dos estrellas, conformando en conjunto un sistema llamado circumbinario, algo sumamente extraño de encontrar. Otro caso para reflexionar es el de Kepler 7b, que posee el doble del tamaño de Júpiter, pero con una densidad extremadamente baja, menor incluso que la del agua, algo inexplicable por ahora. Cancri 55 es otro de estos mundos que parece de ciencia ficción, en este caso situado en la constelación de Cáncer y con una superficie infernal, donde se alcanzan los 2000°C. Está extremadamente cerca de su estrella, completando una vuelta en solo 18 horas, causa de las altas temperaturas y que su superficie esté cubierta de grafito y esté compuesta su masa mayoritariamente de diamante. Un caso sumamente extraño se da en la constelación de Escorpio, donde un planeta orbita a un pulsar. Esto se creía imposible, ya que los pulsares o estrellas de neutrones se originan mediante una explosión o supernova que se pensaba que destruiría todo a su alrededor. Pero el planeta PSB1620-26 continúa orbitando, algo que nadie logra explicarse.

Y así tenemos múltiples ejemplos más, con mundos alejados de estrellas y con altísimas temperaturas o planetas ardientes con hielo en los polos. El último caso de este listado de lugares imposibles se descubrió recientemente, y no deja de asombrar a los astrónomos, desafiando el conocimiento y la comprensión humana. El año pasado se halló a  LTT 9779b, un gigante gaseoso sumamente cercano a su estrella, tardando menos de 24 horas en dar una vuelta. Su superficie alcanza temperaturas infernales de 1600°C, derritiendo el acero inoxidable o el cromo. La ciencia y las leyes que conocemos afirman que planetas tan cercanos a su estrella deberían ser mundos rocosos resecos sin atmósfera debido a la altísima radiación que habría provocado su evaporación. Pero, una nueva investigación realizada con los telescopios espaciales Tess y Spitzer de la NASA, empleando luz infrarroja, permitió llegar a la conclusión de que si que posee atmósfera, algo inexplicable. En ella además se ha descubierto monóxido y dióxido de carbono, y posee sistemas nubosos que hacen rebotar la inmensa radiación solar que recibe, evitando que se incinere su superficie. Pero, las dudas son muchas y se espera que en futuro se puedan obtener nuevas respuestas. Lo cierto es que el Universo en su infinitud y complejidad aún esconde muchos secretos que no responden a leyes o estructuras mentales humanas, y para descubrir las respuestas habrá que desembrazarse de lo estático, entendiendo la fluidez y el constante cambio de todo lo que compone el cosmos.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...