Verde sanador

Alimentación saludable

0 544

Hoy les hablamos de dos vegetales con formas curiosas, sabores exquisitos y un enorme compendio de propiedades saludables para nuestro templo físico. El alcaucil y el brócoli son alimentos sumamente sanos y recomendables para mantener a nuestro organismo libre de afecciones y enfermedades. Su versatilidad permite que se les incluya en cualquier plato o incluso se pueden consumir en infusiones, como es el caso de la infusión de alcaucil.

Alcauciles

Su lejano origen está en la zona mediterránea, donde ya era conocida por egipcios o griegos. Se dice que el dios Zeus se enamoró de una hermosa muchacha pero que desencantado la transformó como venganza en la alcachofa o alcaucil. Esta planta se extendió por Europa y después a otras regiones templadas del globo, con decenas de variantes en diferentes regiones y países. Esta planta forma grandes tallos con hojas segmentadas y las características cabezas con una especie de escamas. En realidad, estas cabezas comestibles son las flores del vegetal, que aún no han madurado, siendo cosechadas abundantemente entre el otoño, invierno y primavera. Su sabor intenso y atractivo la ha convertido en un vegetal que sirve para cualquier plato. Una forma excelente de consumirla y aprovechar sus virtudes es con la infusión de alcaucil, que actúa depurando toxinas y limpiando el organismo.

Entre sus muchas propiedades está la gran abundancia de agua que contienen, siendo un hidratante de primer orden del organismo. También posee abundante fibra que hace que sea un gran aliado del sistema digestivo, absorbiendo el exceso de agua, depurándolo de elementos nocivos y estimulando la digestión, aparte de aportar sensación de saciedad. Contiene gran cantidad de minerales como potasio, sodio o calcio, además de antioxidantes que previenen el envejecimiento del organismo y de las células, manteniendo el organismo en buen estado. Cuida la piel y el sistema cardiovascular, depurando el colesterol o evitando cualquier problema de circulación. Es diurético, estimulando la eliminación de toxinas, y una importante fuente de vitamina A. Ayuda mucho al hígado, luchando contra cualquier afección diurética.

Brócoli

Esta planta, pariente de la coliflor o la col, es también originaria del Mediterráneo. Era sumamente apreciada en el Imperio Romano, algo que se ha mantenido invariablemente en Italia, donde se la mezcla en cualquier plato con pasta o arroz. Es un vegetal sumamente versátil que permite que sea consumido en sopas, ensaladas o solo. Cuanto menos cocinado esté, mejor conservará sus propiedades saludables. Necesita climas frescos para prosperar, soportando mal las altas temperaturas. La parte del brócoli que se consume es el centro de su planta, donde surgen las verdes cabezas florales, que deben ser cortadas antes de que se vuelvan amarillas. China y la India son los principales productores a nivel mundial. En China poseen su propia variedad, el llamado brócoli chino que se suele consumir salteado o hervido con salsas.

El brócoli posee abundantes propiedades que lo convierten en un alimento sumamente recomendable. Contiene vitamina C, fortaleciendo el sistema inmunológico y evitando infecciones víricas o enfermedades de todo tipo. Es un poderoso aliado del sistema cardiovascular, reduciendo el colesterol, previene dolencias y afecciones, además de contener cromo, que regula la glucosa en la sangre. Diferentes estudios están demostrando las propiedades anticancerígenas del brócoli, que estimulan la reparación del ADN de las células y evitan la proliferación de las células cancerígenas. Protege nuestros ojos, gracias al betacaroteno y la luteína, además de cuidar la piel, estimulando la producción de colágeno. Aporta fibra vegetal, depurando el sistema digestivo y evitando dolencias como el estreñimiento. Es una gran fuente de minerales, como el hierro, potasio, o el selenio, que está presente en muy pocos alimentos.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...