El lago de cristal

Lugares increíbles

0 657

El inabarcable lago Baikal es uno de los puntos más bellos y curiosos de la infinita Rusia. Enigmático, fuente de biodiversidad, en torno a él han surgido a lo largo de los siglos numerosos mitos y leyendas como la que se refiere a la Roca de los Chamanes. Todo ello hizo que en 1996 fuera convertido en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Famosas son sus aguas transparentes y los hielos vidriados que se forman por las bajas temperaturas en los crudos inviernos boreales.

Para los mongoles y el pueblo buriato es el «mar sagrado», para los tártaros es el «lago rico», para otros la «perla de Asia» o incluso el «ojo azul de Siberia». Este inmenso lago se encuentra en medio de los páramos y bosques de Siberia, encajonado entre cordilleras, con una forma alargada que recuerda a un gigantesco corte en medio del territorio ruso. Las cifras de esta enorme cuenca de agua son ciclópeas: en el Baikal desembocan más de 500 ríos y arroyos; es el segundo lago más extenso del planeta, con 600 km de largo, y el más profundo; contiene el 20% del agua dulce del mundo. Todo ello nos permite dimensionar la importancia del Baikal, que además es el lago más antiguo que conocemos, originado por una falla en la placa tectónica donde se fueron acumulando agua y sedimentos a lo largo de los milenios. En sus orillas y aguas, así como en sus islas, habitan gran variedad de peces, mamíferos y aves, siendo una vasta fuente de biodiversidad, que conforma un extenso parque nacional. Una característica muy relevante de este lago es la extrema claridad de sus aguas, hecho que provoca que en los crudos inviernos siberianos el hielo que se forma en su superficie sea sumamente azulado, como grandes trozos de cristal o gemas. O que cuando las temperaturas alcanzan los -30 °C, las olas se congelan, formando grandes dientes de hielo.

El Baikal fue descubierto por los rusos recién en el siglo XVII, y se mantuvo casi inexplorado hasta la construcción del famoso Tren Transiberiano a principios del siglo XX. Ello ha permitido que este lago mantenga cierta pureza, salvándose de la acción humana durante mucho tiempo. Los pueblos cercanos, como el caso de los buriatos, tienen multitud de leyendas y mitos sobre este espejo de agua. Es el caso de la isla Olkhon, situada en el Baikal, donde se cree que habitan poderosos espíritus, un lugar de gran importancia ritual para budistas y chamanes. En esta isla se encuentra uno de los puntos más sagrados de toda Asia, el promontorio de Shamanka, donde los mitos cuentan que apareció el primer chamán del mundo, Jubu Noion, y donde aún hoy en día se siguen reuniendo los chamanes de la región. En torno a esta roca se han erigido grandes totems, donde se suelen enrollar telas de colores, en una tradición que recuerda a la tibetana. Además, los pueblos ribereños afirman que en el lago Baikal habita un dragón, un maestro del agua, con numerosos reportes de personas que afirman haberlo visto en las aguas. Para aumentar más el enigma y el misterio de este lago, no faltan avistamientos ovnis o algunos barcos que misteriosamente desaparecieron entre las nieblas. Desde 1993 funciona en este lago un observatorio subacuático de neutrinos, partículas de origen cósmico, que el gobierno ruso gestiona. Todo ello, convierte a este majestuoso y singular lago en un lugar único, una de las grandes joyas de la inmensa Rusia.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...