La nueva carrera por la Luna

Proyecto Artemisa

0 674

Gobiernos y empresas dan grandes pasos para conquistar la Luna. El célebre proyecto Artemisa está movilizando ingentes cantidades de recursos y conocimientos para alcanzar esa hazaña de devolver al ser humano a nuestro satélite e incluso crear futuras colonias. ¿En qué consisten estos planes y misiones? ¿Cómo harán los astronautas para llegar y habitar en la Luna? Interrogantes y dudas surgen en torno a estos ambiciosos proyectos que incluyen también futuras minas.

En la mitología griega, la diosa Artemisa era la soberana de la caza y de las mujeres solteras, amante de los bosques y compañera de los ciervos. Además, estaba muy vinculada al culto a la Luna, simbolizada por el arco que siempre portaba. Por ello, con el nombre de esta antigua diosa se ha bautizado el nuevo proyecto de la NASA para el retorno del ser humano a la Luna. Impulsada por la agencia espacial estadounidense y el gobierno de Washington, esta misión tiene previsto desarrollarse en el año 2024. Todo lo que se refiere al proyecto Artemisa es a lo grande, suponiendo un enorme esfuerzo científico y económico. Para llegar hasta nuestro satélite, se ha diseñado el flamante SLS (Space Launch System), un cohete ultra potente con capacidad para movilizar grandes cargas y transportar mercancías de hasta 70 toneladas. Se trata del cohete más potente jamás construido, cuyos ciclópeos motores alcanzarán los 12 millones de caballos en potencia, suficientes para lograr la hazaña de devolver al ser humano a la Luna. Así, los astronautas enviados, tardarían unos 5 días en llegar al satélite y aterrizarían empleando una nave muy sofisticada, la llamada Blue Moon. Propulsada por una mezcla de oxígeno e hidrógeno líquidos, esta especie de esfera será capaz de aterrizar suavemente sobre la superficie de la Luna. La maqueta actual tiene como función enviar sondas y lanzar satélites, pero en el futuro, un nuevo modelo será el que transporte a los astronautas.

Una vez llegados a destino ¿dónde se asentarán los hipotéticos colonos lunares? Se construirá una plataforma orbital lunar, la llamada LOP-G, que funcionará de asentamiento permanente. ¿Qué sabemos de este asentamiento? Se trata de una estación espacial en órbita lunar que oficiará como centro de comunicaciones, laboratorio de ciencias, módulo de habitación a corto plazo y área de espera para rovers y otros robots, todo ello alimentado con energía solar.​ Una vez conseguido todo esto,  se espera que en el futuro surjan las primeras colonias en nuestro satélite, cuyo objetivo es circundar el polo Sur lunar, donde se empleará el agua helada para producir hidrógeno, obteniendo energía. Tal vez con el paso de las décadas, surja una estación lunar para enviar satélites o incluso misiones tripuladas al resto del Sistema Solar, aprovechando la localización de nuestro satélite como puerta al cosmos. La otra puerta que ha abierto la NASA es el aprovechamiento económico de los recursos minerales, con la instalación de minas. Para ello, ya hace unos meses se presentaron los Acuerdos Artemisa, con el objetivo de regular esta actividad en la Luna o incluso en asteroides. Ahora, la NASA también ha ofrecido pagar a empresas privadas por extraer rocas de nuestro satélite. Algunos han apuntado más lejos incluso, como el empresario Jeff Bezos, quien ha propuesto dentro de muchos años las industrias más contaminantes se instalen en la Luna, preservando a la Tierra de todo ello.

Ahora bien, todos estos acuerdos y proyectos dibujan un futuro poco halagüeño para nuestra Luna. El ser humano se ha caracterizado por explotar y devastar cualquier entorno, llevado por intereses económicos. El cosmos parece ser ahora la nueva frontera por alcanzar, cuando los recursos en la Tierra alertan ya de una fecha de caducidad próxima. Las potencias mundiales han iniciado una carrera por extender el dominio del hombre a nuestro satélite, con misiones como la de China que logró aterrizar en la cara oculta de la Luna, o el fracasado intento de aterrizaje de una empresa privada de Israel. ¿Sera la Luna la próxima víctima de la sed insaciable del ser humano por recursos? Es importante remarcar que debemos aprender de nuestros errores, no volver a repetirlos bajo la excusa de que serán realizados en un lugar muy lejano y que esto no nos afectará. Como bien sabemos, el cosmos está interconectado, formando un ente universal que debemos respetar, y al cual estamos vinculados energética y materialmente. Es obligación nuestra preservar cualquier entorno, en el hábitat más cercano y en aquellos que vemos en la distancia cada noche. El ser humano debe demostrar que los avances tecnológicos no son solo una nueva herramienta para devastar y destruir sino para aprender y construir.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...