Música de los animales

Mundo sorprendente

0 829

Descubrir y desentrañar el mundo de la comunicación de los animales es todavía una quimera. Pero, poco a poco vamos desvelando estas redes de una complejidad que muchas veces se nos escapa. Desde los aullidos de los lobos y coyotes, hasta los cantos corales de las ballenas boreales, nos sumergimos en este fascinante tema. ¿Por qué cantan las ballenas? ¿Cómo de compleja es la comunicación entre los delfines? Estos seres nos acompañan y nos muestran una vez más su inmenso aporte a la vibración planetaria.

El reino animal en su inmensa complejidad y riqueza, tiene formas muy diversas de comunicarse, desde danzas como la de las abejas hasta estímulos eléctricos o vibraciones. Estos sistemas de comunicación adquieren una gran variedad y profundidad que solemos desconocer, por la costumbre del ser humano de considerarlos inferiores. Los animales suelen ser gregarios, conviviendo en comunidades y colectivos donde se hace necesaria la transmisión de información de unos a otros. Desde el cortejo, la expresión de sentimientos o un simple llamado, todas estas situaciones suponen la emisión de sonidos o todo tipo de expresiones con las que se comunican entre sí. La ciencia que estudia todos estos métodos para enviar mensajes de los animales es lo que se llama zoosemiótica, una rama todavía poco desarrollada pero que poco a poco nos va abriendo la puerta de este desconocido mundo. La relación comunicativa entre el ser humano y el mundo animal aún está muy poco desarrollada, pero diversas iniciativas en todo el mundo comienzan a dar frutos y a mostrarnos la intensa interrelación que existe. Las señales más comunes de los seres que nos acompañan en esta Tierra, son las acústicas. ¿Cuáles son las que conocemos?

En este mundo de sonidos, gruñidos y gañidos, no podemos dejar de mencionar a las aves, donde adquiere una complejidad inmensa. Imposible imaginarnos un bosque o siquiera una plaza urbana sin el característico canto de cualquier pájaro. Aunque carecen de cuerdas vocales, poseen un órgano llamado siringe con el cual pueden incluso emitir dos notas a la vez. Podemos resaltar a lira soberbia, un ave australiana capaz de imitar cualquier sonido, desde una motosierra a el disparo de una cámara de fotos; o el estruendoso campanero blanco, que emite el sonido más fuerte, alcanzando los 125 decibelios, igual a un taladro industrial. Y por supuesto, hay que mencionar a los lobos y sus parientes domesticados, los perros, cuyo sistema de comunicación es sumamente complejo, con sus aullidos y gestos faciales. El aullido se usa en muchas ocasiones, para advertir de la llegada de intrusos, llamar o localizar a otros miembros de la manada, pero también para expresar sentimientos, como felicidad repentina o tristeza y soledad. Los coyotes suelen emplearlo para confundir, ya que por sus características se transmiten en el aire de forma diferente, indicando que están en un lugar cuando están en otro. Un caso curioso es el del perro cantor de Nueva  Guinea, que se creía extinto. Este animal es capaz de modular su aullido, convirtiéndose en un canto, más semejante al de los grandes cetáceos, de ahí su nombre. Ello nos lleva a los mares y océanos, donde ballenas y delfines tienen un extenso vocabulario y repertorio de sonidos para comunicarse.

Los delfines son seres extremadamente inteligentes que habitan en alta mar, en un entorno sin puntos de referencia, por lo que se hace muy necesario estar juntos y realizar tareas conjuntas. Un equipo de la Universidad escocesa de St Andrews descubrió que los delfines se llaman por su nombre, mediante un complejo sistema de silbidos, y responden a estos llamados. En otra muestra más de la maravilla de estos seres marinos, un estudio hizo el hallazgo de que en el último mes de embarazo, las hembras les cantan a sus bebés en el útero, como una forma de enseñanza y para que sepan identificarla como su madre. Durante los dos meses posteriores a un nacimiento, la manada de delfines reduce la intensidad de sus sonidos, mientras que el de la madre aumenta, para favorecer la comunicación con la cría. Las ballenas, por su parte, son las grandes cantoras de los océanos, formando grandes coros que surcan las aguas. Las jorobadas entonan canciones que van variando y aumentando de complejidad, pero si alguno de los del grupo no puede seguirlo, vuelven a melodías más sencillas. Un caso sorprendente es el de las ballenas boreales, cuyos cantos tienen una riqueza y variedad que deja asombrados a los científicos. Un estudio que grabó con hidrófonos a una colonia desveló que estos seres tienen repertorios de hasta 66 temas diferentes que cantan a coro, canciones que van variando año a año, como si de una banda se tratase. La razón de porque cantan sigue siendo un misterio, pero sus sonidos siguen recorriendo las aguas, emitiendo vibraciones y depurando energías.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...