El agua y las enfermedades

Salud y nutrición

0 865

Mantener bien hidratado nuestro cuerpo no solo es clave para lograr que permanezca en buen estado sino que incluso permite evitar enfermedades y dolencias, es la conclusión de diversos estudios. ¿Por qué el agua evita que nos enfermemos? ¿De qué afecciones nos puede librar? La deshidratación es mucho más grave de lo que pensamos, recordándonos nuevamente la importancia del agua, donde surgió la chispa de la vida.

El filósofo griego Tales de Mileto ya nos dijo hace milenios que todo tiene su origen y nacimiento en las aguas, el principio de todo lo que existe. Ahora, cada vez más investigaciones van confirmando lo altamente positivo que es para nuestro organismo mantenerlo bien hidratado. E incluso que el bajo consumo de este líquido es causa directa de diversas afecciones. Este ha sido uno de los principales descubrimientos del doctor iraní Batmanghelidj, partiendo del hecho de que los procesos químicos que realiza nuestro organismo son imposibles sin suficiente agua. Y nos hace una importante advertencia: sólo el agua hidrata, ya que el resto de bebidas (gaseosas, energizantes, café) contienen agentes diuréticos y deshidratantes que hacen que el cuerpo las deseche. Es por ello fundamental consumir agua pura para mantener el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, evitando los demás sustitutivos, que suelen contener además una gran cantidad de azúcares y conservantes. La mayoría de las recomendaciones y resultados de estudios fueron publicados en los años 80, en diversas obras que fue haciendo públicas.

Según estos análisis, al no poseer suficiente líquido, el cuerpo empieza a fabricar diversas sustancias que lo desequilibran, como es el caso de la histamina. Esto genera efectos nocivos en diversas partes del cuerpo, alarmas que nos avisan de una deshidratación crónica. Estos efectos pueden suponer todo tipo de afecciones, como el asma, alergias o dolores crónicos. Los lugares que resultan afectados principalmente son aquellos que más dependen del agua, como nuestro cerebro. La falta de hidratación cerebral activa una serie de mecanismos que bloquean funciones y estarían vinculadas, junto con otros factores como la falta de sodio, en el desarrollo de enfermedades como el Parkinson o la ataxia. Algo semejante ocurre en otros sistemas como el respiratorio, sobre todo en los pulmones, o en el sistema digestivo. Es el caso de la migraña, que según Batmanghelidj, es provocada por un «estrés de calor» y la incapacidad del cuerpo de equilibrar su temperatura, debido a la insuficiente hidratación. O de una dolencia que afecta a millones de personas en todo el mundo, la artritis, que según estos estudios estaría vinculada a la falta de liquido en las articulaciones.

El consumo de agua responsable y abundante es muy positivo para el templo físico como nos demuestran diversos estudios. Una investigación realizado en Berlín, demostró que beber más agua y una dieta equilibrada permiten reducir nuestro peso, mientras que la Universidad Tech de Virginia descubrió que tomar agua en ayunas logra una reducción de las calorías absorbidas en el desayuno. Es por ello, que cada vez se recomienda más tomar agua en ayunas, ya que de esta manera se mejoran entre otras cosas el funcionamiento del sistema digestivo, las articulaciones, el cerebro o la piel. Un ejemplo de todo esto se da en Japón, donde es muy popular que para rebajar peso se recurra a la llamada «terapia del agua» que supone aumentar de la cantidad de líquido que se consume y hacerlo 45 minutos antes de cualquier comida. La Asociación Médica de Japón incluso la recomienda para dolencias cardíacas, confirmando sus muchas virtudes para nuestro templo físico. Todo ello, nos recuerda la importancia clave de consumir al menos 8 vasos de agua al día, con el objetivo de mantener el buen funcionamiento de todos nuestros sistemas vitales, los órganos y las células. No por casualidad, la vida surgió en el agua; ahora el agua nos mantiene vivos…

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...