Los «simples» supervegetales

Alimentación saludable

0 750

Despreciados o considerados alimentos de segunda, el rábano y el nabo son una gran reserva de nutrientes y beneficios para nuestro templo físico. ¿Cuáles son sus virtudes? ¿Por qué es recomendable comerlos habitualmente? Estos vegetales además son fáciles de producir y preparar, sumado a su sabor intenso y picante, que la convierte en un alimento interesante y con muchas posibilidades de combinarse con otros.

Nabo

El nabo esta vinculada al continente europeo desde hace milenios, de donde es originario, para posteriormente extenderse a Asia y América. Se trata de una planta de largos tallos y una raíz subterránea de color blanco, por lo general, aunque hay muchas variedades diferentes. Esta planta es resistente y necesita poco cuidados, creciendo rápidamente y en épocas hostiles a los cultivos, como el invierno. Ello ha hecho que esta raíz blanca y de sabor intenso haya salvado a muchos de morir de hambre, en épocas anteriores, cuando las malas cosechas o las plagas eran cuestión de suerte, o incluso para alimentar al ganado. Ha sido empleada durante la Edad Moderna como alternativa a los cereales tradicionales, para la rotación de cultivos. Por todo ello, esta verdura ha sido considerada un alimento pobre y vinculado a los más humildes. La llegada de la papa de América entre los siglos XVIII y XIX hizo que fuera sustituida, cayendo en una larga decadencia. Recién en las últimas décadas, el redescubrimiento de su sabor y de sus propiedades la ha hecho resurgir.

¿Qué nos aporta esta planta tan fácil de plantar y cosechar? La raíz blanca y con forma ovalada tiene un sabor ligeramente picante y contiene muchas virtudes. Es una gran fuente de fibra, ayudando al buen funcionamiento y depuración del sistema digestivo. Es uno de los alimentos más fácilmente digeribles, aportando además una sensación de saciedad que ayuda a las personas que desean adelgazar. Contiene abundante vitamina C, siendo un gran agente antiparasitario y refuerzo del sistema inmunológico que guardiana nuestro templo físico. Contribuye a reducir la glucosa y el nivel de colesterol del sistema circulatorio, manteniendo las vasos sanguíneos en buen estado. También posee minerales, sobre todo el hierro, siendo un gran aliado de la sangre. Pero además de la raíz, no debemos deshacernos de las hojas, llamadas grelos, que también contienen una gran cantidad de propiedades. Como todas las hojas, es una gran fuente de clorofila para nuestro organismo, evitando la acidificación. Además, estos grelo son la mayor fuente de calcio del mundo vegetal, ayudando a nuestros huesos, dientes y articulaciones, evitando dolencias como la osteoporosis.

Rábanos

Este fruto nace a partir de una pequeña planta, que no suele superar el metro de altura. El más conocido en Occidente suele ser de pequeño tamaño, con un exterior rojizo y un interior blanco, aunque hay diversas especies. El rábano es muy apreciado en Oriente donde se consumía ya desde el 4.000 antes de Cristo, mientras que en Occidente, fue muy consumido en las culturas grecolatinas para después iniciar una larga decadencia. En Japón se utiliza para producir un acompañamiento fundamental de su gastronomía, el daikon, que se emplea en salsas, sopas o guisos. Existe una tercera variedad, el rábano negro, cilíndrico y de ese color, pero que suele ser más difícil de digerir. El sabor picante de este vegetal lo hace muy recomendable para acompañar todo tipo de comidas, siendo además muy nutritivo y beneficioso para nuestro templo físico. ¿Cuáles son sus virtudes?

Uno de sus aspectos más interesantes, es que es una rica reserva de glucosinatos. Estos componentes ayudan a mantener en buen estado el hígado y la vesícula biliar, ya que las depuran, aumentan la producción de bilis y contribuyen a mejorar las digestiones. Además contiene abundante vitamina C, fortaleciendo el sistema inmunológico, antiparasitario y evitando infecciones. Los rábanos tienen mucha fibra, siendo aliados del sistema digestivo y contribuyen a generar saciedad, por lo que es muy recomendable para personas que están haciendo dieta. Al poseer potasio benefician al sistema cardiovascular, controlando la tensión arterial y evitando problemas derivados y dolencias. Hidrata el cuerpo y lo depura, eliminando toxinas y todo tipo de elementos nocivos. Diversos estudios han descubierto que el rábano también es un potente anticancerígeno.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...