Películas imperdibles: Shutter Island

Cine

0 445

Año: 2010

Dirección: Martin Scorsese

Reparto: Leonardo di Caprio, Mark Ruffalo, Ben Kingsley, Michelle Williams,…

Guión: Laeta Kalogridis

Música: Robbie Robertson

En esta intensa y psicológica película, nos internamos en el mundo de la mente con sus luces y sombras. Dirigida por el siempre estupendo Martin Scorsese, esta historia de suspense se basa en el libro escrito por Dennis Lehane, con el mismo título. Acompañamos al agente federal Daniels, interpretado por el siempre brillante Leonardo Di Caprio, y a su acompañante a investigar una extraña desaparición en un psquiátrico de la isla Shutter, en medio del mar. Allí se verán inmersos en un mundo cambiante y traicionero, lleno de personajes extravagantes, los siniestros superiores del hospital, acusaciones de asesinato y sospechas de programas gubernamentales de lavado de cerebro. Una historia atrapante signada por excelentes interpretaciones de actores de peso, empezando por el propio Di Caprio, la siniestra Michelle Williams o el enigmático Ben Kingsley. Todo ello con el ingrediente de un contexto histórico marcado por la posguerra de la Segunda Guerra Mundial y el impacto psicológico y social que supusieron las calamidades de la bomba nuclear en Japón y el Holocausto en Europa.

En el aspecto técnico, hay que destacar su excelente ambientación y la fotografía, con entornos en el que se alterna una Naturaleza amenazante y lugares claustrofóbicos. Colores intensos, claroscuros marcados, escenas fugaces,… todos estos ingredientes recuerdan a los mecanismos mentales y a los pensamientos, plasmados con maestría en el filme. Por momentos profundamente macabra y estremecedora, se trata de una película atrapante que enreda al espectador en situaciones por momentos inentendibles y opuestas que nos internan en un mundo de alucinaciones y vívidos recuerdos. Muy entretenida y con esa atmósfera del constante suspense en el que nada es lo que parece, no deja al espectador aburrirse en ningún momento. El guión, basado en el libro homónimo, es intenso, lleno de metáforas y siempre con ese tamiz oscurantista en el que todo parece guardar un secreto o un doble sentido. Otro elemento clave es la banda sonora, perturbadora, con toques que recuerdan al cine de Hitchcock, pinceladas de locura y sonidos estridentes que contribuyen a crear esa atmósfera opresiva e inquietante.

La película hace una inmersión profunda en la mente, sus caminos, las ventanas cegadas y los recintos oscuros que se esconden detrás. Se hace una profunda descripción de la capacidad de la mente para crear celdas, cárceles psicológicas, muros de excusas o de historias inventadas tras las cuales nos escondemos del mundo real. Se desliza también una profunda crítica al mundo contemporáneo, un mundo enloquecido en el que la realidad supera a la ficción, en el que el ser humano se ve atrapado por el sinsentido y la barbarie: un mundo de locos que exige cordura a sus ciudadanos. En la película se construyen brillantes metáforas en los que se personifican valores y principios morales. La verdad, apaleada y encerrada en una celda, a la que solo se puede acceder mediante la luz; la violencia, una pulsión anárquica siempre disfrazada de orden, uniformes y virilidad; la mentira, escondida en una cueva, siempre atenta para vertir nuevos velos para nuestra mente. Y sobre todo, el faro, la luz que nos lleva a la verdad, al descubrimiento de lo oculto, a limpiarnos de lo que nos limita y encadena. Tal vez esta película tenga uno de los mejores finales del cine, en el que descubrimos la mentira y la verdad de la trama, en el que entendemos que la mente muchas veces es nuestra coartada, en el que descubrimos que tal vez la locura sea en realidad nuestro último salvavidas. Un filme impecable, que dejará al espectador con muchas preguntas y dilemas, muy recomendable.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...