Nippur, la biblioteca de Mesopotamia

Historia

0 1.292

Aunque solemos colocar el inicio del conocimiento y la razón en Grecia, los mesopotámicos ya se adelantaron siglos a los helenos, desarrollando la escritura y todo tipo de disciplinas intelectuales. Una muestra de este profundo saber se encuentra en la antiquísima biblioteca de Nippur. ¿Qué se guardaba en su interior? Pionera en catalogación de documentos, los investigadores se siguen asombrando de lo avanzado de este centro cultural de Sumeria, que existió durante siglos.

Situada en pleno centro de Mesopotamia y del valle de los Dos Ríos, la ciudad de Nippur tiene una extensa historia. Surgida en los albores de la cultura mesopotámica, sufrió etapas de florecimiento y decadencia, pero su importancia fue primordial, como sede de algunos de los templos más relevantes, dedicados a los dioses Enlil e Inanna. Los cambios en el curso de los ríos también marcaron sus diferentes etapas. Aquí se construyeron grandes zigurats y estructuras templarias, donde habitaban sacerdotes y sobre todo, escribas. Entre los más importantes estaba el complejo de El Ekur, que contaba con varias capillas para adorar a los dioses, un centro religioso al que ni los invasores extranjeros se atrevieron a profanar por miedo al castigo divino. Los arqueólogos creen que Nippur era uno de los centros intelectuales de Mesopotamia, ya que junto a los santuarios y edificios religiosos se encontraba la biblioteca más grande de la región. Aunque no hay datos que lo confirmen, los historiadores consideran que el primer libro seguramente surgió en esta zona del mundo, cuya escritura sufrió un extenso y complejo proceso evolutivo, desde ideogramas a fonogramas cada vez más abstractos. Hasta que acabaría surgiendo la escritura cuneiforme mesopotámica.

¿Por qué es tan importante la biblioteca de Nippur? Este lugar fue un inmenso y muy rico depósito de tablillas, los libros de la época, que se fabricaban con el material más barato y abundante, la arcilla. Hasta ahora se han descubierto más de 40 mil tablillas, lo que nos da una visión del inmenso acervo de este edificio. Como muestra de la riqueza de este archivo podemos mencionar la colección Hilprecht, más de un centenar de piezas donde están recogidos todo tipo de estilos literarios, desde mitos a ensayos o anales históricos, lo que nos permite vislumbrar la gran variedad de obras que existían. Además, en la biblioteca de Nippur dio sus primeros pasos la archivística, ya que se han descubierto los primeros registros de obras e inventarios, con lo que si alguien buscaba un libro sólo tenía que consultar las primeras palabras del título. En aquel entonces, las bibliotecas sólo eran accesibles para los escribas y funcionarios de palacio o los propios sacerdotes de los templos, muy pocas personas en aquel entonces sabían leer o escribir los complicados símbolos sumerios y del acadio, la lengua más relevante. Es esta importante biblioteca también existía una escuela de escribas, a juzgar por la gran cantidad de tablillas de arcilla sin escribir y por los numerosos apuntes y anotaciones descubiertas, propias de estudiantes.

Gracias a estas antiquísimas tablillas estudiantiles podemos saber cómo estudiaban. En un primer nivel el objetivo era más que nada, aprender el sistema de escritura y la forma de grabar en la arcilla. En niveles superiores, se estudiaban los símbolos mediante muchas repeticiones, para luego estudiar listas de palabras sencillas o más complejas. En el último año, los estudiantes más avanzados estudiaban gramática y escribían extensas composiciones en prismas de varias caras o grandes tablillas. Aunque son desconocidos para nosotros, en estos templos vivieron importantes intelectuales que mucho antes que los griegos, comenzaron a disertar sobre geometría, cálculo, filosofía o la observación de los cielos. En los zigurats era común estudiar los astros, las estrellas y sobre todo la elaboración de calendarios astronómicos, como forma de intentar comprender a los dioses. Pero, los siglos pasaron, y la ciudad quedó cubierta por las arenas y los sedimentos, formando un gran tell o monte. Comenzó a ser excavado en 1850, siendo descubierta la biblioteca recién a finales del siglo XIX. A pesar del paso de innumerables años, la ciudad y su biblioteca continúan mostrándonos la luz de aquellas gentes, que hace milenios ya apreciaban la sabiduría y el conocimiento.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...