La montaña encantada

Montañas sagradas

0 1.255

Enclavado en medio de las infinitas llanuras africanas, el monte Kilimanjaro está rodeado de misterios y leyendas. Este bello e impactante pico nevado es objeto de veneración por los pueblos de alrededor y actualmente es uno de los principales atractivos de Tanzania. ¿Qué sabemos de este monte que tantas tradiciones ha alimentado?

«Es una montaña encantada que se aleja cuando ya casi se llega a ella», así describen sus pobladores al Kilimanjaro. Este pico es el más alto del continente africano, con más de 5000 metros, que se alza al norte de Tanzania, en África Oriental, muy cerca de Kenia. Cubierto de nieves eternas, este inmenso promontorio se divide en tres cabezas (Kibo, Shira y Mawenzi), que en realidad son antiguos conos volcánicos, alzándose en medio de una extensa llanura. En sus estribaciones, suelen acumularse nubes y nieblas, por lo que la montaña pareciera estar flotando, lo que hace que muchos crean que está en movimiento o encantada. Este pico está rodeado de un extenso Parque Nacional y conforma un importante ecosistema con estratos y biomas muy diferenciados que incluyen bosques tropicales, florestas húmedas, zonas de llanuras y pastos y los picos nevados con casquetes y morrenas glaciares. Estas nieves perpetuas alimentan los principales ríos de la región, así como los bosques de la zona, siendo una fuente de vida de primer orden para la región. El Kilimanjaro ya era conocido desde la Antigüedad por los europeos, mencionado en viajes y expediciones que se aventuraban en estas regiones. Pero no fue coronado por un occidental hasta el siglo XIX, cuando fue colocado definitivamente en los mapas europeos.

Diferentes tribus y pueblos habitan bajo la sombra de esta enigmática montaña. Los masai y los chagga habitan allí desde hace siglos, cultivando y pastoreando en las llanuras y a los pies de este gigante dormido. Los registros arqueológicos apuntan a que los primeros poblamientos sedentarios pudieron ya aparecer mil años antes de Cristo. Su nombre provine del swajili, el idioma local, y viene a significar «montaña blanca», pero recibe otros muchos nombres como montaña de la «grandeza» o «del agua». Sus habitantes la veneran, como hogar de espíritus y divinidades, rindiéndole honores como lugar sagrado. Los masai siguen creyendo que en sus faldas habitan enanos místicos en cuevas, mientras que otros pueblos consideran que el origen del Kilimanjaro está en un antiguo dios que erigió las cumbres a partir de ganado convertido en piedra. Es reconocido por las tradiciones lugareñas como un punto de equilibrio del cosmos y del mundo, que consideran sus cumbres hogar de dioses y criaturas celestiales. Este «techo de África» está rodeado de muchas leyendas, que suelen tener un punto en común: animales o seres divinos que resguardan tesoros especiales. Estos auténticos guardianes ancestrales, recuerdan a los monstruos o seres mitológicos de otras tradiciones del mundo que vinculamos con los apunianos, los apu o dioses de las montañas. 

Ya en la Edad Media, cuando África ni siquiera aparecía en los mapas y cartulanos, cronistas chinos y árabes mencionaban a una «montaña nevada» en el interior del continente, que solo mercaderes habían podido ver o escuchado mencionar. Fue Ernest Hemingway quien hizo más conocido por el mundo occidental este bello e impactante pico, en su obra «Las nieves del Kilimanjaro» publicada en 1936. Esta cumbre fue motivo de tensiones políticas, en la época del colonialismo en África. Fue incluso un regalo de cumpleaños de la reina Victoria a su nieto, el emperador alemán Guillermo II. En la década de 1960, Tanzania, entonces llamada Tanganica, logró su independencia y convirtió al Kilimanjaro en metáfora de su renacimiento como nación libre, siendo rebautizado como Uhuru, «pico de la libertad». Es por ello, uno de sus símbolos nacionales, siendo representado en todo tipo de imágenes, telas o cualquier objeto, junto a la exuberante vegetación y la icónica fauna africana que vive en sus alrededores. Todo ello, hace que este enigmático monte, que se alza solitario en medio de la llanura, un lugar sorprendente y de una singular belleza, entre los muchos de la infinita África.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...