Un canal hacia el cosmos

Ciencia

0 940

Construidas hace milenios, las pirámides de Egipto siguen siendo un misterio por desvelar. Ahora sabemos que aparte de estar planificada con un cuidado extremo de las formas, los números y de estar alineada con las constelaciones y los puntos cardinales, puede funcionar también como canal electromagnético. ¿Qué secretos esconden estas moles de piedra?

La pirámide de Keops continúa inmutable, ocultando sus secretos, batallando contra el paso del tiempo. Fue el edificio más alto del mundo durante más de tres milenios, construida con millones bloques de piedra y recubierta de caliza blanca en una obra ciclópea sin parangón en la Historia. Alzada en tan solo 23 años, los especialistas aún intentan explicar cómo se logró erigirla, sobre todo en una época como el Reino Antiguo egipcio, cuando el país se había unificado recientemente y la ciencia de las pirámides aún era joven. Fue ordenada construir por el faraón Jufu o Keops, del que poco se sabe, hacia el 2570 antes de Cristo. Tiene 8 caras, en vez de 4 como piensa la mayoría, generándose el llamado efecto relámpago, cuando la luz solar salta repentinamente de una semicara a otra durante el amanecer y el atardecer de los equinoccios, fruto de un profundo conocimiento astronómico y místico. Además, la pirámide está perfectamente alineada con los puntos cardinales, así como con determinadas constelaciones como Orión, Pléyades y Sirio a la que daban un especial significado vinculado al renacimiento.

Las pirámides son también una representación de la colina primigenia, el lugar místico en el que según algunas cosmologías egipcias se originó la vida y el soplo divino, así como los propios dioses. Estas moles apuntaban a las estrellas y el cosmos, en un intento de comunicarse y acercarse a los astros y el mundo de lo etéreo. Los egipcios estudiaron sus cielos durante los cientos de años que duró su cultura, elaborando mapas celestes y calendarios. Como cualquier civilización de la Antigüedad, creían que el estudio de las estrellas era una forma de desentrañar el pasado o el futuro, los hechos fastos y nefastos que se avecinaban o que fueron. Es por ello que sus sacerdotes eran expertos en temas astrológicos, pero también en medidas y distancias. Todos los años el Nilo se desbordaba, cubriendo de su rico limo negro las orillas, borrando limites y mojones entre las heredades y por ello había que reconstruir las parcelas de cultivo, lo que los llevó a ser expertos en el tema. Junto a ello, debieron desarrollar sistemas arquitectónicos de gran magnitud para responder a las necesidades de faraones que ordenaban inmensos templos, complejos funerarios, tumbas, descomunales pirámides o palacios. Ahora, poco a poco vamos descubriendo todas las virtudes secretas de estas colosales construcciones de Gizeh, gracias a la ciencia.

Además de encontrar una nueva estancia oculta y poco a poco ir desvelando las claves de su orientación, una nueva investigación también ha descubierto las increíbles capacidades electromágneticas de la Pirámide de Keops. Científicos rusos han publicado un nuevo estudio en el que aseguran que la gran construcción podría funcionar como canal para la radiación, con capacidad para concentrar la energía electromagnética en  su base y sus cámaras inferiores. Los investigadores averiguaron que las ondas de radio con una longitud de onda de 200 a 600 metros entran en resonancia con la pirámide y mediante un modelo matemático hicieron una predicción de cómo reaccionarían estas ondas en su interior. Con estas investigaciones, los científicos esperan poder lograr en un futuro nuevas herramientas y producir objetos como nanosensores, de tamaños microscópicos. Este nuevo hallazgo nos vuelve a mostrar las increíbles condiciones de estas monumentales construcciones, realizadas hace milenios, cuyas funciones aún no conocemos realmente pero que nos permiten conectar con el cosmos y otras realidades.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...