Reservorio del mundo

El Chaco

0 954

Región de bosques vírgenes y campos de meteoros, hoy viajamos hasta una de las zonas más interesantes de la infinita Argentina. Lugar donde podemos observar la Naturaleza más exuberante, en el siempre interesante y casi místico Impenetrable o el influjo del cosmos, en el enigmático Campo del Cielo. Sin duda, una zona donde las fuerzas naturales se encuentran y potencian mostrando todo su esplendor y la belleza del planeta.

La provincia del Chaco, situada en el Norte argentino, nos muestra una vez más la gran variedad geográfica de Argentina. Este territorio esta compuesto en su gran mayoría por una extensa llanura, con pocas elevaciones, por la que discurren grandes ríos. La escasa pendiente hace que los cursos de agua se muevan lentamente, formando meandros y zonas de bañados y pantanos. Zona fértil y aluvial, en este territorio se practica la agricultura extensiva, con grandes plantaciones que han ido reduciendo la masa forestal. Al este, se encuentra el gran río Paraná, donde desembocan los grandes ríos de la provincia, formando una región de islas pantanosas, bancos de arena y bosques fluviales en un laberinto en constante cambio, fijada por la caprichosa ley de las aguas del río y del clima. Sabanas, densos bosques, palmerales o pastizales, todos estos ecosistemas conjugan un entorno de naturaleza exuberante, marcado también por la existencia en esta provincia del Acuífero Guaraní, una de las mayores reservas del mundo de agua dulce, que se extiende por Argentina, Paraguay y Brasil.

Conocida por sus plantaciones de los tradicionales quebracho y algodón, el Chaco posee además lugares únicos en el continente y podríamos decir en todo el globo. Uno de ellos es el llamado Impenetrable, un extenso macizo boscoso que conforma uno de los Parques Nacionales más grandes de Argentina. Fue llamado así por las grandes dificultades de los primeros pobladores para internarse en este lugar y poder sobrevivir o explorarlo, algo que recién se logró en pleno siglo XX. En este emplazamiento se han conservado extensos bosques, muchos de ellos prístinos y sin injerencia humana, así como zonas de pastizales, palmerales, lagunas y pantanos que atraen a abundante fauna salvaje. Se trata sin duda de un lugar único, considerado un banco genético de primer orden de fauna y flora, un reducto donde se guardianan y resguardan miles de formas de vida. Hablamos de un reservorio natural que podríamos asemejar al Arca de Noé, que sostiene la pureza de las formas naturales y también de la energía y la vibración más pura. Por si fuera poco, en esta provincia también se encuentra el Parque Nacional Chaco, que protege el entorno del Río Negro, hogar de monos aulladores o del tan preciado quebracho.

Y para remarcar la siempre existente vinculación cósmica, no nos podemos olvidar del Campo del Cielo. En este punto, hace miles de años se produjo una tormenta de meteoritos, quedando los restos de las colisiones celestes en un territorio de 20 mil km cuadrados. Hace unos 4.000 años un asteroide atravesó la atmósfera y se desintegró en diversos fragmentos, compuestos sobre todo de hierro, que quedaron diseminados a escasa profundidad, en restos de tamaños inmensos o más pequeños. Los pueblos originarios hablan de lágrimas del sol o de trozos lunares, provocados por luchas divinas de los cielos. En sus mitos y leyendas orales, los wichis y qom consideran a este punto un lugar de conexión entre el mundo material y el inmaterial, la tierra y el cosmos. Tiempo después, los restos de meteoritos fueron empleados aprovechando su hierro, incluidas en las guerras del siglo XIX, pero la mayoría de los meteoros siguen todavía allí, siendo estudiados incluso por la NASA de EEUU. Todos estos ejemplos nos muestran una provincia donde el cosmos y la Naturaleza gobiernan a placer, y donde el ser humano aún es un detalle menor. Un reservorio biológico de primer orden, expresado en sus grandes parques nacionales y un campo celeste que nos muestra la siempre presente influencia cósmica, una región marcada y señalada por las fuerzas naturales.

EN EBOOK - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...