La ciudad ancestral del budismo

Lugares sorprendentes

0 1.409

En el interior de Myanmar se encuentra uno de los lugares más fascinantes del mundo, la antigua ciudad imperial de Bagan. Aunque pocos la conocen, se trata de uno de los lugares más bellos de Asia, por su impactante arquitectura de épocas pasadas. En este lugar podemos ver la ritualidad budista más ancestral, así como la vinculación del cosmos, a través de las miles de cúpulas de Bagan, apuntando siempre hacia las estrellas como si de muchas escaleras de Jacob se tratase.

Myanmar se encuentra en pleno Sudeste Asiático, anteriormente conocida como Birmania. Colonia británica, tiempo después logró su independencia, pasando por varios regímenes autoritarios que lo volvieron un país aislado y poco conocido. Esta nación rica en jade y petróleo, es también llamada el país de las pagodas por su gran número y su antigüedad donde practican su religión nacional, el budismo. Sus ciudades y pueblos están salpicados de templos y santuarios budistas, con cientos de monjes vestidos de color azafrán. Pero, si hablamos de pagodas y budismo no podemos olvidarnos de mencionar a la antigua ciudad imperial de Bagan, situada en el centro del país. Se trata de una impresionante llanura cubierta de más de 4.400 templos diferentes, que ya asombró a Marco Polo cuando visitó esta ciudad en uno de sus viajes. Su belleza inigualable la ha hecho merecedora de convertirse en Patrimonio de la Humanidad y de hacerle sombra a los mismísimos templos de Angkor Wat en la vecina Camboya. Pero ¿quién erigió esta impresionante urbe?

La llamada «perla de Birmania» surgió en el siglo IX después de Cristo. En ese entonces el territorio estaba en manos de diferentes culturas y reinos que luchaban entre sí. La ciudad de Bagan fue fundada por la etnia de los bamares o birmanos, situada en una extensa llanura fértil, cerca del río más importante del país, el Irawady y rodeada de una cadena montañosa defensiva. Aquí fue donde nació el llamado Imperio Birmano, que logró unificar la región, mientras la ciudad fue creciendo gracias a una próspera agricultura y el comercio, erigiéndose las miles de pagodas que siguen en pie hasta hoy en día. El monarca Anawrahta, que llegó al trono acusado de asesinar a familiares, quiso ganarse el apoyo tanto de sus súbditos como del ámbito divino, por lo que empezó a construir estas edificaciones. Este actividad constructiva fue continuada por sus sucesores, hasta el siglo XIII, creando un complejo arquitectónico impresionante de 42 km de extensión. Cerca de la antigua ciudadela se encuentra el monte sagrado de los birmanos, el famoso Monte Popa, un antiguo volcán coronado por un templo en su cumbre donde se dice que habitan los espíritus de la Naturaleza (nats), divinidades esquivas y curiosas. La cercanía entre ambos puntos hizo que Bagan se mantuviera como punto espiritual de gran importancia, incluso tantos siglos después, sobreviviendo a los avatares de la Historia y a las dificultades del país.

De los casi 10 mil templos de Bagan, actualmente quedan en pie más de 4.400. Miles de cúpulas rojizas se elevan entre la floresta, con formas triángulares y estilizadas agujas. Se tratan de santuarios dedicados a la reflexión y la meditación características del budismo, poco amantes de los excesos. En ellas hay algunas reliquias históricas y estatuas, pero lo más importante es la fascinante arquitectura, con una gran variedad de cúpulas siempre apuntando al cosmos. Entre los más destacables, esta el Templo de Ananda, con una imponente cúpula de oro macizo, y con enormes tallas en su interior que representan a Buda. También destaca el Templo de Thatbyinnyu, el de mayor altura de todo el complejo y el que mejores vistas provee a sus visitantes. La decoración de los edificios es reducida pero de una gran belleza, con muros pintados de diferentes colores, estatuas, mosaicos y relieves que adornan con delicadeza y minuciosidad. Ya Marco Polo se asombró al visitar este extraordinario lugar, donde se puede observar uno de los atardeceres más bellos del mundo. Sin duda, Bagan es un lugar único, lleno de la belleza y la sabiduría de otros tiempos en los que la religiosidad impulsaba a las personas a realizar obras que hoy solo podemos imaginar.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...