Alimentos probióticos ¿porqué comerlos?

Alimentación y salud

0 918

En estos tiempos en los que la salud es un asunto primordial, conviene recordar la importancia de la flora intestinal y sobre todo su vinculación al sistema inmunológico que guardiana nuestro cuerpo. ¿Qué sabemos de este pequeño pero tan importante mundo? Una de las mejores formas de fortalecer nuestra flora interior y por extensión, nuestras defensas es a través de los alimentos fermentados o probióticos. ¿Qué variedades de alimentos conocemos y podemos incorporar a nuestra dieta?

Muchas veces hemos oído hablar de la flora intestinal, término que en sí es incorrecto, ya que lo que habita en nuestros intestinos no son organismos vegetales, pero que es aceptado comúnmente. Es la microbiota intestinal, un auténtico ecosistema en miniatura, complejo y muy rico, lleno de millones de bacterias que habitan en nuestros intestinos y que cumplen muchas funciones beneficiosas para nuestro organismo. Estas bacterias asimilan la fibra, liberando ácidos que contribuyen a eliminar elementos nocivos y células cancerígenas que estaban retenidas en nuestro cuerpo. Asimilan también los ácidos grasos y sobre todo tienen una importancia fundamental para el sistema inmunológico. Las bacterias del intestino «enseñan» a los anticuerpos que protegen nuestro organismo cuales son los antígenos que debe detectar y destruir, como si de una academia de policía se tratase. Esta microbiota se conforma cuando somos bebés, recibiendo las primeras bacterias del tracto de la madre y después de la leche materna. Es por ello, que cuidar esta flora intestinal es fundamental para cuidar nuestra salud y no abusar de los antibióticos, que destruyen esta microbiota.

Una de las mejores formas de fortalecerla es con los alimentos probióticos o fermentados, que implican el crecimiento de microorganismos:

Chucrut

Se trata de la fermentación de la col en agua y sal, una preparación ácida y con mucho sabor cuyo origen se remonta a China. Sin embargo, este alimento se hizo muy popular en Centroeuropa, sobre todo en Alemania o en Francia, donde comenzó a llamarse chucrut. Además de su sabor intenso, este alimento fermentado tiene muchas virtudes para nuestro templo físico que lo hacen muy recomendable. Es una gran fuente de vitamina C que contribuye a potenciar nuestro sistema inmunológico frente a infecciones o enfermedades, y contiene vitamina A y B, que entre otras cosas, favorecen el buen funcionamiento del corazón y del sistema cardiovascular. Es un gran aliado del sistema digestivo, depurándolo y limpiándolo de cualquier elemento nocivo, muy recomendable frente a cualquier dolencia estomacal o de colon. Contribuye a producir lactobacilos, ayudando a las digestiones y corrigendo desordenes internos, es además un poderoso laxante y ayuda a saciar, aumentando el rendimiento de las dietas.

Kombucha

Semejante al kéfir, la kombucha es una bebida que se fabrica a partir de té negro, junto con bacterias y levaduras que producen la fermentación, junto con azúcar o jengibre. Originaria de China, este brebaje aporta grandes beneficios a nuestro organismo. Es muy rico en bacterias que contribuyen a regenerar la flora intestinal, depurar elementos nocivos como bacterias y virus y sobre todo a potenciar el sistema inmunológico. Mejora el funcionamiento del intestino y del sistema digestivo en general, equilibrando la flora y mejorando su funcionamiento, siendo además un gran antioxidante, evitando el desgaste de los órganos y las células. También es un limpiador de la sangre, normalizando la presión arterial, lo que contribuye a calmar dolores de cabeza y migrañas. Ayuda al buen funcionamiento del hígado, es un gran anticancerígeno y un gran controlador de la diabetes.

Kimchi

Se trata del plato nacional de Corea, el pilar de su gastronomía, pero a la vez sencillo y sumamente nutritivo. El kimchi es col fermentada, que suele acompañarse de ajo, cebolla y jengibre, suponiendo un cóctel sumamente beneficioso para el sistema inmunológico. Considerado como uno de los alimentos más sanos del mundo, el kimchi también actúa sobre la flora intestinal, fortaleciéndola y ayudando al sistema inmunológico. Aporta lactobacilos que regeneran la flora y fortalecen las defensas frente a ataques externos y virus. Las verduras que componen el kimchi mantienen todas sus propiedades intactas, ya que no son cocinadas, mientras que el proceso de fermentación las convierte en una gran fuente de antioxidantes que evitan el envejecimiento de nuestro organismo. Es una gran fuente de vitamina C, al igual que los cítricos, evitando enfermedades, resfriados o catarros. Entre otras cosas, favorece la salud de nuestra piel, aporta vitaminas, contribuye al buen funcionamiento del cerebro o reduce el colesterol.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...