¿Cúal es el origen de los amantes de Verona?

Curiosidades de la Historia

0 877

Todos conocemos la inmortal historia de Romeo y Julieta, dos amantes signados por el infortunio y protagonistas de una concepción amorosa ya bastante antigua. Pero pocos saben que el origen de esta obra no se encuentra en Italia, sino muy lejos de ese país, en la cultura mesopotámica. El cuento de los dos enamorados de Verona tiene profundas raíces históricas que nos hablan de antiguas enemistades medievales por motivos políticos y que para descubrir debemos viajar a la época de los nobles y caballeros.

En 1595 el genial dramaturgo William Shakespeare estrenó una pequeña obra. Aplaudida con ganas, la obra pronto se convirtió en un fenómeno de masas transformándose en una de las piezas de teatro más importantes del autor y pronto una de las más conocidas de la Historia. Hablamos de la tragedia Romeo y Julieta, que fue publicada en 1597 y repetida o rehecha cientos de veces a lo largo de los siglos en operas, teatro, libros o cine. La historia de amor imposible entre dos jóvenes de familias enfrentadas (los Capuletto y los Montesco) que ha hecho suspirar a generaciones, se desarrolla en la ciudad italiana de Verona. El amor es homenajeado en esta obra, que finaliza con los protagonistas muertos y la paz entre las dos familias enfrentadas, representando una concepción romántica ciertamente ya anticuada. Aún así, la historia ha quedado tan sellada en la memoria popular que incluso en la ciudad de Verona se encuentra el supuesto balcón de los dos amantes, en el Palazzo di Capuletti, o la cripta donde tuvieron su trágico fin. Durante todos estos siglos desde aquel célebre estreno de 1595 el genio de Shakespeare ha sido aplaudido y reverenciado, pero ¿hubo un Romeo y Julieta más antiguo?

Sin querer desmerecer el talento del británico por sus inigualables obras, la historia de dos amantes signados por la tragedia es tan antigua como la Humanidad. En Italia Luigi Da Porto ya fijó la ciudad de Verona como lugar de los eventos de sus dos amantes, llamados Romeo y Giulietta, en su obra de 1526. Incluso hubo dos autores ingleses que se adelantaron a Shakespeare, Arthur Brooke y William Paynter, que tradujeron al inglés las obras francesas anteriores, basadas en las historias procedentes de Italia. Pero podemos ir mucho más atrás, hasta Grecia, donde Jenofonte Efesio ya en el siglo II antes de Cristo escribió la obra Anthía y Abrocomas, con muchos elementos en común con el Romeo y Julieta de Shakespeare. O incluso podemos remontarnos a Ovidio, el mayor poeta del mundo romano, con su compendio Metamorfosis. Pero, como tantas otras historias, el origen real parece situarse más allá del mundo clásico, en Mesopotamia, concretamente en Babilonia, donde se sitúa el mito más antiguo vinculado a los dos amantes: Píramo y Tisbe del siglo IX antes de Cristo. Dos jóvenes se enamoran, perteneciendo a familias enfrentadas, ideando un sistema de miradas para comunicarse y luego comunicándose a través de una grieta en una pared. Cuando acuerdan en reunirse, una leona se interpone entre ambos y por una concatenación de infortunios acaban muriendo y tras ello sus familias se reconcilian.

Obra representando el mito de Príamo y Tisbe

A pesar de ello, muchos se afanan en buscar el origen de Romeo y Julieta en Italia y la ciudad de Verona. Y la principal pista está en el nombre de las familias enfrentadas: los Capelletti y los Montesco. Se da la casualidad que ambos apellidos son mencionados por Dante Alighieri en su célebre Divina Comedia de 1320, «venid y ved a los Montecchi y los Capelletti». Investigaciones posteriores han llegado a la conclusión de que con estos dos apellidos se referían a dos facciones enfrentadas en plena Edad Media: la célebre lucha entre guelfos y ghibelinos. Este diferendo que duró un siglo y medio enfrentaba a los que eran partidarios de la creación de un estado federal en Italia y los que eran aliados del Imperio Germano de conquistar los reinos italianos. Los Capelletti representaban a los guelfos, que tomaban el nombre de un típico sombrero italiano (el capelletto), y los Montesco o Montecchi tomaron el nombre de un castillo donde se reunió por primera vez una facción ghibelina. Por todo ello, la historia de los dos amantes tiene profundas raíces históricas que se remontan hasta Asiria, gérmen de otras tradiciones como el Diluvio Universal o los 12 Trabajos de Hércules. La historia siempre nos aporta probabilidades donde nos podemos reflejar o caminos que nos hablan de antiguas rutas del pasado.

EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...