¿Que hacer frente a la infodemia y la ansiedad?

Editorial

0 1.044

En contextos como el actual es importante hacer una pausa y respirar. ¿Cómo podemos mantener nuestra salud mental en momentos de fuertes cambios? Sin darnos cuenta, nos hemos visto engullidos por una vorágine de malas noticias, titulares apocalípticos y predicciones nefastas. Es en estas situaciones cuando sale a relucir todo el espectro que guía en su mayor parte a la sociedad, las emociones, el instinto y la irracionalidad. ¿Qué podemos hacer frente a ello?

El ser humano es por naturaleza gregario y sociable , vinculado estrechamente a familias, amigos, grupos de personas. Nos encontramos en un contexto en el que este comportamiento gregario se convierte en un factor de riesgo, en el que las multitudes se ven empujadas a acciones irracionales y sin sentido. La psicología o el marketing llevan años investigando el «comportamiento de rebaño», en el que la mayoría toma decisiones basadas en lo que hace un alto número de personas. Un estudio de 1950, realizado por el psicólogo Solomon Asch descubrió que en determinadas ocasiones basta que un 5% de un grupo de gente adopte una postura, para que el 95% la siga. Contextos de incertidumbre o de pánico generan acciones colectivas que podríamos tachar de absurdas, situaciones en las que se extienden habladurías, mitos o bulos informativos. Es lo que en economía el británico Richard Maynard Keynes llamó «espíritus animales», esa mezcolanza de instintos, emociones o miedos que empujan a los individuos a determinadas acciones. Aplicándolo al presente, podemos identificar en este sentido a la fiebre por comprar armas en EEUU o las compras compulsivas en los supermercados por la situación sanitaria.

¿Que factor contribuye a este comportamiento gregario irracional? Estamos en un mundo globalizado en el que la información se ha convertido en un bien de primera necesidad, con multiplicidad de redes sociales, medios de información, pantallas,… Nos hemos vuelto adictos a las noticias de última hora, a los gráficos y números en tiempo real, a los televisores, celulares y tablets,… Como si de una droga se tratase, necesitamos estar ultrainformados sobre una realidad que nos dibujan otros. En 1938, un joven Orson Wells realizó una adaptación teatral de la novela «La Guerra de los Mundos» en la radio neoyorquina CBS y el resultado fue una psicosis general en Nueva York y Nueva Jersey, con cientos de llamadas a comisarias y estaciones de bomberos y algunos suicidios. Este caso se suele emplear para graficar el poder de los medios, un poder que se ha vuelto disperso y cada vez mas incontrolado, con la multiplicidad de fake news, bulos o mitos populares. Necesitamos estar informados, obviamente, pero sin convertirnos en adictos de una realidad que, recordemos, es una solo cara de lo que ocurre y que muchas veces está dictada por intereses económicos.

Actualmente nos encontramos bajo una segunda epidemia, la infodemia, con cientos de titulares que transmiten incertidumbre, temor o directamente pánico. Como nos dice Anael de Origen Estelar, debemos cuidar con lo que alimentamos a nuestro cerebro, cuidar lo que vemos y oímos porque esto nos acaba afectando energética y luego físicamente. El cerebro es una herramienta de 3° Dimensión que activa de forma automática mecanismos de defensa, aumentando los flujos sanguíneos o de adrenalina, preparando nuestro templo físico para una amenaza externa. Por ello, es muy necesario mantenernos informados, pero sin caer en los excesos que nos colocan en una constante sensación de alarma y miedo. Ante la generalizada situación de temor social, varias instituciones sanitarias ya han hecho públicas varias recomendaciones para cuidar nuestra salud mental, entre los que se destacan tomarnos una pausa con respecto a las noticias o redes sociales; mantenernos conectados con nuestros allegados y mantenernos activos. El comportamiento del rebaño seguirá estando latente, pero en estas circunstancias es fundamental tomarse una pausa y respirar, no quedar atrapados en las redes de la infodemia y seguir adelante, disfrutando del presente.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...