Cuarentenas medievales

Historia curiosa

0 494

¿Cuál es el origen de la cuarentena? Para descubrirlo tenemos que viajar hasta finales de la Edad Media, cuando una epidemia dinamitó la Europa feudal. Podemos sacar grandes enseñanzas de aquella época de grandes cambios, llamada «crisis» por la Historia pero que supuso en realidad un nuevo comienzo, la llegada de nuevas ideas y la aparición del Renacimiento.

El siglo XIV es considerado como un tiempo de cambios en Europa. Entre las muchas razones estuvieron las guerras civiles que debilitaron a la nobleza tradicional, un gran despertar artístico que preludió el Renacimiento y el surgimiento de las primeras grietas en el control religioso monolítico de Roma sobre el continente. Pero, sobre todo hay que mencionar a la peste negra, que se cebó con la población europea y se calcula que acabó con casi el 60% de la población de todo el continente. El origen de esta peste estuvo en las ratas, un habitante muy común en las viviendas de la época, expandiéndose gracias a las pulgas. ¿Cómo pudo este virus generar tal cantidad de decesos? Hay que tener en cuenta que los habitantes de Europa habían crecido mucho desde el siglo XII, reduciéndose la oferta alimentaria, en una época en la que la agricultura era muy rudimentaria. Por ello, las personas estaban en su mayor parte subalimentadas, propensas a cualquier infección. A esto hay que sumar las nulas costumbres de higiene, donde bañarse era algo extraño o donde no había agua corriente o excusados, un gran atraso con respecto a culturas como la maya o la azteca.

La peste se introdujo por el sur de Italia y se extendió por los países limítrofes con rapidez. ¿Qué medidas se tomaron en ese momento? Intentando evitar contagios, se aislaron ciudades y pueblos enteros, reconstruyendo murallas en desuso y colocando portones en los accesos. Es el origen de la palabra cuarentena, que proviene del italiano quaranta giorni, que se refiere a los 40 días que estuvo Cristo en el desierto para purificarse. La primera que tomó la medida de aislarse fue Venecia, ciudad rica y dedicada al comercio, que nombró guardianes de la salud pública. Basándose en lo que siempre se había hecho con los leprosos, evitando su contacto, se empleó de forma generalizada, cerrándose las puertas de la Serenísima. Los galenos de la época se esforzaban en ayudar a los enfermos con remedios rocambolescos como danzas lunares, baños en vinagre o punciones en los forúnculos. Los astrólogos culpaban de la epidemia a la cercanía entre Júpiter, Saturno y Marte, una conjunción planetaria nefasta según aseguraban. Otros creían que el origen estaba en las emanaciones de los volcanes y terremotos. Pero en general la peste negra fue considerada un castigo divino por las ofensas de la Humanidad, algo que monjes iban vociferando al recorrer las ciudades mientras de forma involuntaria ellos mismos expandían los contagios.

Pero, más allá de sus cifras, la peste supuso un golpe tremendo para la sociedad feudal. La muerte se convirtió en un elemento de temor, una figura encapuchada que no perdonaba a nadie: arzobispos, reyes, mendigos o campesinos sucumbían sin excepción, dinamitando la sociedad de clases en la que unos eran privilegiados por derecho divino. La sociedad quedó trastocada ante esta demostración clara y meridiana de la igualdad humana frente a la mortalidad. Las ciudades y campos se despoblaron, la oferta alimentaria mejoró, los que sobrevivieron pudieron obtener mejores jornales ante la escasez de mano de obra. El poder de la Iglesia quedó lleno de interrogantes, abriendo la puerta a un florecimiento de otras doctrinas, el nacimiento de la ciencia o de otras corrientes religiosas. El arte tuvo un gran estallido, en un intento de plasmar la realidad que rodeaba a los europeos en ese entonces, preludiando el Renacimiento. Lo que se consideraba un apocalipsis resultó en un nuevo comienzo que abrió las puertas de la llamada Edad Moderna, la sociedad no se derrumbó, sino que cambió para adaptarse a las nuevas circunstancias. A pesar del miedo ancestral del hombre al cambio, este llega de todas formas, dinamitando las estructuras y abriendo nuevos horizontes.

EN EBOOK - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...