¿Qué nos aportan los pistachos y las castañas de cajú?

Alimentación saludable

0 895

Los frutos secos contienen una gran abundancia de propiedades beneficiosas para nuestro organismo, en esta ocasión nos centramos en las castañas de cajú y los pistachos. Estos dos frutos, procedentes de climas diferentes (tropical y árido) son consumidos desde hace milenios por culturas de todo el mundo. Actualmente se utilizan en gran variedad de platos o simplemente se comen solos, lo que muestra el aprecio que les tenemos a los sabores de ambos frutos.

Castañas de cajú

Este fruto, conocido también como anacardo o nuez de la India, procede de un árbol alto y frondoso, adaptado a climas húmedos y tropicales. Es originario de Brasil y Venezuela, pero posteriormente se ha extendido a otras zonas ecuatoriales del planeta, como Centroamérica o India. Las comunidades originarias ya empleaban este árbol con diversos fines: la corteza tiene propiedades medicinales, como cicatrización de heridas o inflamaciones de garganta; las hojas se solían mascar; la resina sirve para producir goma; mientras que la madera es muy apreciada para fabricar objetos. Sin embargo, su principal atractivo son sus frutos secos, con forma arriñonada, que son cada vez más consumidos por su sabor y sus propiedades tan beneficiosas para nuestro templo físico.  Es muy usado en repostería, aunque actualmente se utiliza en una gran variedad de platos (ensaladas, postres, acompañamientos,…)

¿Cuáles son sus virtudes para nuestro organismo? Contiene dos minerales difíciles de hallar en los alimentos, cobre y magnesio, que contribuyen a la formación de glóbulos rojos, mantener en buen estado los sistemas nervioso, muscular, el cabello o la piel. Contiene pocas grasas, gran cantidad de antioxidantes, fibra y proteínas. Evitan el aumento del colesterol, ayudan al sistema cardiovascular a tener un buen funcionamiento, fortalece músculos y huesos, ya que posee calcio en abundancia. Es tranquilizante y contribuye a evitar la ansiedad, fortalece el sistema inmunitario, evitando los ataques de virus y es un gran regenerador de tejidos. Ya desde épocas muy anteriores es utilizado como afrodisíaco. Por todo ello, es un fruto seco sumamente virtuoso, una auténtica farmacia vegetal.

Pistachos
Este fruto de tonos verdosos tiene su origen hace milenios en la ancestral cuenca del Mediterráneo y en Oriente Próximo, procedente de climas áridos y poco húmedos, con mucha resistencia a la sequía. Es obtenido de una planta baja y de hojas anchas. Actualmente, son producidos especialmente en Irán, habiéndose extendido a regiones lejanas como EEUU o Italia. En los países árabes es muy apreciado para producir dulces, pasteles o simplemente para comerlos directamente, junto con el omnipresente té. Su sabor agridulce lo ha convertido en un alimento muy demandado ya desde la Antigüedad, apreciado por todos. ¿Cuáles son sus propiedades beneficiosas y en qué ayudan a nuestro organismo?
 Al igual que todos los frutos secos, el pistacho contiene abundantes minerales. Es especialmente abundante el hierro y sobre todo el potasio, lo que convierte a este fruto en un aliado excepcional para el sistema cardiovascular, controlando la tensión arterial y manteniendo el buen funcionamiento. Además, es un potente antioxidante que evita el desgaste de nuestro templo físico y de los órganos, controla la diabetes y es un gran anticancerígeno. Aporta proteínas y fibras, ayudando al sistema digestivo, favoreciendo el tránsito intestinal y a que el colesterol sea eliminado. Su gran contenido en zinc ha hecho que sea considerado un potente afrodisíaco, mientras que la luteína y los carotenos que lo conforman contribuyen a mejorar la salud de nuestros ojos y a evitar las cataratas.
EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...