Divinidad de la conciencia

Rincón de lectura

0 883

La escritora y cofundadora de Origen Estelar Elder Lavergne nos aporta nuevamente sus palabras y valiosas reflexiones sobre la conciencia, el ser y el hálito divino que ilumina nuestras vidas.

 

¡Soltar! Alejarnos de nuestro propio boicot sobre la divinidad que somos. Hallarnos ligeros en nuestra existencia y así habitar el brillo de nuestra geometría única y sabia. Permitir que los años vividos, si así es nuestra experiencia, hayan sido de total aprendizaje. Las edades han forjado tiempos excelsos para nosotros, donde la encarnación tomó de la mano al templo físico y juntos transitaron este peculiar planeta, dejando estelas singulares para otro, a quienes seguramente jamás les podamos ver el brillo de su mirada.  Así es la existencia, ondas que se manifiestan tan lejanas y a la vez tan cercanas, un viaje sobre esta esfera azul cruzando puntos infinitos de un Universo en total expansión.

La Divinidad es nuestro sello como conciencias que desde nuestro origen estelar elegimos para coexistir entre otras conciencias, manifestaciones, geometría y formas. La encarnación nos muestra posibles moldes y nosotros tomamos uno, lo experimentamos a pleno, sintiendo cada compartimento diagramado para experimentar, soledad, plenitud, vacío, lleno, silencio, ruido, amor, desamor, nostalgia, pertenencia. Y bajo la luz de cada amanecer,  avanzamos, porque adoramos durante cada mañana abrir nuestros ojos, emocionados de sentir el palpitar del corazón. Tocamos con la punta de nuestros dedos la simpleza del día dorado, a pesar de los otros tonos que en él se manifiestan.

La divinidad nos transforma en raros, peculiares. Llenos de emoción, sintiendo que ya todo se une en ese punto eterno y fugaz. Los límites son pequeñas travesuras, síntomas de un envejecido dolor, miedo y desasosiego;  explosiones atómicas descontroladas de un pasado en el Universo, cuando el impulso toco el botón para definitivamente ser. El presente nos trae innumerables instantes, encrucijadas, silencios y sorprendentes recuerdos. Caminos estelares y azules, agua y cristal, Cristos y esencias. El Todo queriendo expresar.

El celeste de tus ojos se fijaron en los míos. Y solté.

 

Elder Lavergne

 

EN EBOOK - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...