Esteros del Iberá: reconstruyendo un santuario

Mundo natural

0 1.111

En la zona centro-norte de la provincia de Corrientes se encuentra una de las regiones más fascinantes de América: los Esteros del Iberá. En este lugar se está llevando a cabo un proyecto inédito en todo el mundo para reconstruir el santuario natural que fue este emplazamiento. ¿Qué sabemos de los Esteros? ¿En qué consiste este proyecto? Una vez más, este planeta viviente nos muestra los increíbles efectos que tiene el actuar en favor de la fauna y la flora, a pesar de los errores del pasado.

Los Esteros se extienden a través de miles de kilómetros, en una zona muy llana y con escasa pendiente. Allí las aguas de lluvia se demoran conformando una extensa región pantanosa, una de las más grandes del mundo, un auténtico laberinto de islas, brazos de agua, arenales, palmerales y bañados. Su nombre Iberá significa «aguas brillantes» en guaraní, un lugar donde la Naturaleza impera a su gusto y que por su difícil acceso fue utilizado por los indígenas que huían de la colonización europea para esconderse. Se dice que allí lograron ocultarse de todo hasta principios del siglo XX, junto con forajidos y algún que otro mariscador. Sin embargo, alrededor de los Esteros se fueron abriendo cultivos o estancias ganaderas y surgieron pueblos, lo que impulsó la explotación de los pantanos, que poco a poco perdieron a sus especies animales originarias. El yaguareté, el felino emblemático, junto con los osos hormigueros, el ciervo de los pantanos o cientos de otras especies de aves, reptiles y mamíferos fueron sucumbiendo a la mano insaciable del hombre.

A pesar de este panorama desolador, el filántropo estadounidense Douglas Tompkins empezó a adquirir territorios junto a lo que fue la Reserva Natural de Iberá creada en 1983. Además de proteger y regenerar estos terrenos degradados, la fundación Conservation Land Trust (CLT) se lanzó a un ambicioso proyecto: reinsertar progresivamente a las especies diezmadas para reconstruir el bioma en toda su complejidad. Se trató de una operación inédita ya que suponía reintroducir animales extintos en la zona que fueron traídos de otros lugares, sin embargo, poco a poco se fueron logrando grandes resultados. Uno de los hitos más importantes fue en 2019 con la liberación de los primeros yaguaretés, desaparecidos en los Esteros desde mediados del siglo XX, una especie emblemática de Argentina y símbolo de la provincia de Corrientes. Después de un inmenso trabajo de 7 años para adaptar a los animales a vivir en libertad, ese año se introdujeron 3 hembras y 2 machos que se espera, creen una colonia de estos felinos, los más grandes en tamaño de toda América y emparentado con el leopardo. Además servirá para equilibrar los humedales, saturados de carpinchos, monos y otros animales que habían perdido a sus depredadores naturales.

Mientras tanto, otras especies son también reintroducidas de forma paralela, como es el caso de los osos hormigueros, el tapír y los ciervos de los pantanos. El último de esta lista cada vez más numerosa es el muitú, un ave de gran porte y plumaje entre negro, blanco y dorado que se esta reincorporando en estos días a los Esteros. Sin duda, todo esto conforma una obra monumental e inédita a nivel mundial, la reconstrucción de un hábitat natural y su estructura animal completa. En toda esta acción conjunta entre la fundación CLT y los gobiernos nacional y provincial, hay que mencionar la creación del Parque Nacional de los Esteros del Iberá en 2018, con más de 700 mil hectáreas, totalmente rodeado de reservas donde está prohibido cazar, formando un cerco defensivo de primer orden. Poco a poco, este parque, que ofrece paisajes espectaculares y la belleza de un bañado tropical, comienza a atraer a más visitantes, mostrando la acción del ser humano para reconstruir lo que dañó. Como nos explica Anael en su libro «La Raza 33, Un Puente Sagrado» este planeta es una gran escuela en la que todos hemos venido a aprender, en este caso, a reconstruir un hábitat natural y a no mancillar todo lo que nos rodea. Y la Naturaleza responde con creces.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...