La mejor infusión: cardo mariano

Remedios saludables

0 964

El cardo mariano es una planta abundante y muy común, de aspecto sencillo y poco atractivo, más allá de sus bellas flores lilas. Pero este vegetal esconde una gran variedad de virtudes que hacen de la infusión que se obtiene de ella una de las más saludables que existen. Un remedio infalible para el templo físico en general y para órganos como el hígado o el riñón en particular. ¿Por qué el cardo mariano ha sido considerada una planta sagrada?

Su nombre «mariano» proviene de su vinculación tradicional a María. Cuenta la leyenda que la Virgen escondió a Jesús entre frondosos cardos marianos de las hordas de Herodes. Otra versión diferente nos narra que una gota de leche se derramó sobre esta planta al amamantar a Cristo, convirtiéndose en una planta sagrada y además muy recomendada durante la maternidad. Por todo ello, el cardo mariano tendría excelsas propiedades, pero lo cierto es que este vegetal es empleado por el ser humano desde hace miles de años. Ya los antiguos conocían las virtudes de las infusiones del cardo mariano, utilizadas profusamente por herboristas y galenos de antaño principalmente para problemas hepáticos. Se trata de una planta que prospera fácilmente en diversos climas, muy extendida en las zonas templadas de América y Eurasia, que puede alcanzar hasta 3 metros de alto, con flores violáceas protegidas por anchas espinas.

Pero a pesar de su aspecto sencillo, el cardo mariano posee numerosas virtudes que la convierten en una de las infusiones más saludables para nuestro templo físico. Se trata además de una bebida que es sumamente segura, sin toxicidades de ningún tipo, aunque siempre debe consumirse bajo recomendación médica. Para poder hacer la infusión se utilizan la piel de los frutos del cardo mariano, sus hojas o sus semillas. Este brebaje se utiliza ya desde la Antigüedad, cuando era empleada para depurar el organismo, sobre todo en caso de envenenamiento, pero especialmente para problemas del hígado. El cardo mariano es un excelente aliado para este órgano, aliviando cualquier dolencia como cirrosis, hepatitis, hígado graso,… Además, lo ayuda frente a la carga química que debe soportar en caso de que tomemos antibióticos, antivirales, quimioterapia o cualquier medicamento. Es un gran depurador y limpiador de elementos nocivos, a la vez que sus flavonoides y antioxidantes contribuyen a mantenerlo en buen estado, regenerando sus células.

Pero además del hígado, el cardo mariano es muy beneficioso para el resto de nuestro templo físico. Por ejemplo, protege las células de los riñones, ayuda a depurarlo y a eliminar bacterias o piedras. También contribuye al buen funcionamiento de la vesícula. Es además un gran aliado del sistema circulatorio, reduciendo el colesterol, funcionando como antiinflamatorio y limpiando los vasos conductores. Reduce los niveles de azúcar en sangre, evitando problemas vasculares y disminuye la probabilidad de sufrir arritmias o infartos. Es además un excelente anticancerígeno, muy recomendable también para restaurar el cuerpo al recibir tratamientos de quimioterapia y frente a metástasis. Y como se dijo anteriormente, ya desde la Antigüedad es recetada a mujeres con hijos lactantes, aumentando la producción de leche y potenciando la carga vitamínica necesaria para los bebés. Por todo ello, el cardo mariano es una planta gracias a la cual obtenemos una gran variedad de herramientas para el buen funcionamiento de nuestro templo físico.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...