Apellidos, un detalle del pasado

Curiosidades de los nombres

0 1.051

¿Cuál es el origen de nuestros apellidos? Lo que en tiempos antiguos era definitorio para la vida de una persona, actualmente no es más que un detalle en nuestros documentos de identidad. Pero, ¿cómo fueron evolucionando? ¿qué información nos aportan? Esta palabra que sigue a nuestro nombre de pila se ha convertido muchas veces en un peso o una carga. Pero, como nos dice la filosofía de Origen Estelar, somos seres estelares que en cada momento de nuestras vidas podemos tomar decisiones que nos cambian para siempre, sin estar atados al pasado.

El origen de los apellidos se pierde en los albores de la Humanidad, cuando fue necesario diferenciar entre personas llamadas de la misma forma. A pesar de ello, en la Antigüedad el linaje familiar era muy importante, ya que definía el estatus social y su jerarquía, así como su honor. En ese entonces las presentaciones solían comenzar con el nombre de la persona, seguido de una larga letanía de antepasados y ancestros, mencionando sus hazañas. En el Imperio Romano el apellido definía si pertenecías a uno u otro ordo (clase social): desde los acomodados patricios y equites hasta los esclavos. En la Edad Media fue surgiendo la genealogía y el refinado arte que estudiaba el linaje sanguíneo, teniendo como ejemplo las casas nobiliarias y sus blasones. Así, los apellidos se fueron consolidando y extendiendo, a partir de diversos elementos históricos, cuyo origen muchas veces olvidamos. Con el tiempo, estos apellidos tomaron un carácter hereditario y pasaron de generación en generación con el propósito de identificar no solo personas, sino familias.

Los apellidos hacen referencia a muchas cosas, que nos aportan pistas sobre nuestros antepasados. Por ejemplo, nos indican un hito arquitectónico o natural cercano a su lugar de origen (Torres, Puentes, Salinas, Monte), una vinculación con la flora o fauna del entorno (Manzanero, Perales, Toro, Becerra), una profesión (Vaquero, Monje, Herrero, Pastor) o una característica de aspecto (Delgado, Rubio). Otros apellidos nos dan detalles históricos. En España muchas familias tuvieron que cambiar sus segundos nombres ante la represión de la Inquisición como es el caso de los judíos, que empezaron a emplear nombres muy comunes para pasar desapercibidos o que hacen referencia a santos cristianos. Lo mismo ocurrió a descendientes de los indígenas americanos, de pueblos como los aymara o los mayas, que tuvieron que hispanizarse. Por otro lado, podemos hablar de los patronímicos, que surgieron a partir del nombre de una persona. La partícula -ez proviene de los orígenes de la Edad Media y significa «hijo de» (Martinez, hijo de Martín), algo que se repite en otros países como la -i en Italia (Martin-i); -mac en Escocia (Mac-Donell); -son en Inglaterra (John-son); ibn o bin en árabe.

El ser humano ha ido evolucionando, rompiendo con esa estructura histórica que definía el presente de una persona por el pasado de sus ancestros. En tiempos anteriores la estructura social era inamovible, cada persona debía vivir de acuerdo a la jerarquía social que le imponían sus antepasados, ya fuera como privilegiado o como paria social, sin posibilidad de cambiarlo. La humanidad se ha trasformado, yendo hacia un mayor dinamismo (no siempre perfecto, pero siempre posible). Es por ello fundamental tener presente lo que nos aporta Anael y la filosofía cósmica de Origen Estelar. Lo importante es el presente, somos seres con un origen cósmico, en los que el pasado y las memorias son huellas que pueden disolverse como bruma al amanecer. Como nos asegura Anael, el karma (malinterpretado por el pensamiento occidental) no existe, el ser humano ha entrado en una dinámica de evolución hacia un nuevo estadío, una nueva Dimensión. El pasado no nos define ni nos limita, tenemos todas las herramientas en nuestras manos para construir el presente que deseamos, solo teniendo voluntad y siendo lo que somos, mostrando nuestros tesoros internos a la Humanidad.

Apellidos más comunes en Sudamérica
EN PDF - PINCHA LA FOTO

You might also like More from author

Comments

Loading...