Eliphas Levi, entre la magia y el ocultismo

Fascinante autor

0 831

El mundo de lo esotérico, el ocultismo o incluso la magia, ha atraído el interés de la mayoría. Uno de los grandes maestros en este ancestral arte fue el misterioso Eliphas Levi, un hombre que se sumergió en escuelas iniciáticas y antiguos libros para publicar algunas de las obras capitales en estos temas tan fascinantes. ¿Quién fue Eliphas Levi? ¿Cuáles son sus libros fundamentales? Estos temas que durante siglos fueron sinónimo de oscuridad y temor en realidad no son más que la búsqueda de la luz y de la Verdad.

Alfonso L. Constant nació en 1810 en una familia pobre de la capital francesa, por lo que una de las pocas salidas que tuvo para formarse fue entrar en la Iglesia. Tras estudiar filosofía y teología en el seminario es ordenado abad, pero el destino de Constant lo llevó por senderos tortuosos: abandonó el servicio religioso por una alumna de la que se enamoró. El suicidio de su madre lo alteró, entrando en una etapa en la que coqueteó con retornar al sacerdocio. Es entonces cuando estuvo en la Abadía de Solesmes donde pudo acceder a su inmensa biblioteca, estudiando a los grandes pensadores cristianos y empezando su interés por lo esotérico. Comienza en ese entonces un constante acercamiento a las ciencias ocultas, que lo llevó a incursionar en la Cabalá, en las ciencias ocultas y en las órdenes de los rosacruces y masones. Sus exposiciones lo convirtieron en un celebrado maestro en estos temas, pero su vida estuvo marcada por la persecución de los tribunales (por publicar un escandaloso libro, la Biblia de la Libertad), la pobreza y las dificultades. Decidió cambiarse el nombre por el pseudónimo Eliphas Levi, en hebreo. Falleció en 1875, en medio de la miseria.

Levi fue un gran impulsor del conocimiento de temas que en el siglo XIX empiezan a descollar y atraer el interés de la gente, en una Europa que empieza a sacudirse el oscurantismo de las épocas anteriores. Es considerado el creador del término ocultismo para referirse a todo ese compendio de antiguas doctrinas como la magia o el esoterismo. Impulsor de este saber, consideraba que la magia era la clave para reconciliar esas dos esferas que parecen enfrentadas: ciencia y religión; y acceder a la Verdad, el Absoluto, capaz de convertir a sus conocedores y practicantes en «amos de todas las cosas». Esta Verdad superior que enseñaban Trimegistro, Abraham o Enoc fue transmitida (tergiversada y contaminada) a través de los siglos mediante diversas escuelas, por ejemplo, el Cabala de los judíos o la masonería, afirmaba Levi. Por ello, este auténtico investigador del saber se empapó de todas estas doctrinas e intentó expandir sus ideas en libros, artículos o ponencias. A su muerte dejó un gran número de manuscritos y correspondencia a sus estudiantes, que empezaron a ser publicados, demostrando su profundo saber y provocando un gran interés en Francia que después se extendería al resto de Europa.

Entre sus numerosas obras dejó dos pilares: «Historia de la Magia» y «Dogma y Ritual de la Alta Magia», publicadas en 1859 y 1854 y que le generaron gran prestigio entre las clases sociales altas.  Fue un acérrimo defensor de la magia, rechazando su reducción a trucos de prestigitación y mostrando el fascinante mundo secreto y milenario que se oculta tras los velos. En sus escritos Levi destila su enorme conocimiento y su profundo saber sobre símbolos, alquimia, metafísica o las escuelas herméticas, convirtiéndose en un autor fundamental para todo aquel que desee incursionar en estos fascinantes temas. En su infatigable búsqueda de ese saber supremo, el maestro francés se empapó del pensamiento cabalístico de la tradición judía, sus más arcaicos orígenes en las tinieblas de los tiempos, vinculándolo a la masonería o los rosacruces. Consideraba que el Cabalá permitiría la unión definitiva entre judíos y cristianos, la pieza fundamental en el conocimiento de la Verdad suprema, contenida en el lenguaje místico de las matemáticas. Por todo ello, Elphias Levi es un autor del que vale la pena empaparse para ver más allá de lo que podemos tocar y entrar en el mundo de los arcanos, los símbolos y los números cabalísticos. Y sobre todo demostrando que la falta de conocimiento ha rodeado de temores y oscuridad lo que en realidad no es más que el deseo de saber más a través de conocimientos milenarios.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...