¿Por que debemos consumir más semillas?

Alimentación saludable

0 720

Las consideramos estorbos o simples guarniciones, pero las semillas de sésamo, sandía y zapallo deben ser revalorizadas. Diversos estudios confirman los abundantes nutrientes que contienen, muy positivos para la salud y para el buen funcionamiento de nuestro templo físico. El desconocimiento hace que las desechemos, sin embargo, es importante que conozcamos cómo pueden mejorar nuestra vida, con fáciles formas de prepararlas.

Semillas de sésamo

El sésamo o ajonjolí es conocido desde hace milenios, ya era consumido como alimento en época faraónica. Esta planta vinculada a climas tropicales y ecuatoriales, originaria de la India, produce semillas pequeñas de colores negros, blanco o tostado. Las semillas, muy ricas en aceite, contienen un buen número de propiedades beneficiosas para nuestro templo físico, algo que ya conocían en la Antigüedad, cuando eran consumidas para aumentar la energía, la fuerza o incluso la belleza femenina. Debe ser tostado para que el organismo lo asimile. Las semillas de sésamo contienen ácidos grasos como el omega 6, por lo que es muy recomendable para controlar el colesterol. Es muy rico en minerales (calcio, magnesio, cinc, fósforo) ayudando a mejorar el funcionamiento de nuestro organismo y sus células. Contiene proteínas, es un gran energizante, además de poseer fibra que ayuda al sistema digestivo y a la flora intestinal, reconstituyente nervioso y muscular. Aportan numerosos antioxidantes, evitando el envejecimiento de los órganos. 

Semillas de zapallo

Las calabazas, originarias de Norteamérica, contienen en su interior un poco conocido regalo: sus semillas blancas. Aunque las solemos desechar, estas pepitas pueden ser hervidas y tostadas, y servidas en ensaladas, sopas o con los cereales del desayuno. Estas semillas contienen numerosas propiedades beneficiosas que la convierten en un excelente complemento que conviene introducir en la dieta. Aportan numerosos minerales, como por ejemplo el zinc, un ingrediente esencial para evitar daños en el ADN, además de potasio, hierro o magnesio. Son una gran ayuda para el sistema muscular, para mantener el buen funcionamiento del cerebro y la memoria, además de un potente antiinflamatorio. Estudios recientes afirman que ayudan a evitar o controlar un buen número de dolencias como la artritis, la osteoporiosis o el colesterol. Es un importante diurético, facilitando el trabajo de la próstata.

Semillas de sandía

Originaria de África, posteriormente se introdujo en Asia, especialmente en India y Pakistán, llegando luego a Europa a través de las invasiones árabes. Esta fruta grande y rebosante de agua es sin duda la estrella indiscutible del verano, pero nos olvidamos de los muchos nutrientes que contienen sus semillas negras, que consideramos como una molestia. Tienen muchas proteínas ayudando al esfuerzo físico y manteniendo en buen estado músculos y tejidos. Además son un potente diurético, siendo un gran aliado de los riñones y poseen abundantes minerales como el zinc o el magnesio. Son un gran energizante, aportan antioxidantes, fortalecen el sistema inmune y ayudan al sistema digestivo, eliminando parásitos o elementos nocivos. Contribuyen a controlar el colesterol, aportan vitaminas, cuidan el corazón, ya que poseen aminoácidos que regulan la presión arterial, y son además un antidepresivo natural. ¿Cómo podemos consumirlas? se puede preparar infusión de semillas, moliéndolas o triturándolas y después hirviéndolas en agua. Nunca consumirlas más de dos días seguidos.

Dale click en la imagen

You might also like More from author

Comments

Loading...