Los interrogantes de Isla de Pascua

Oceanía

0 917

La Isla de Pascua sigue siendo un lugar lleno de misterios y preguntas sin resolver, con una cultura que elevó imponentes estatuas con rudimentarias técnicas. ¿Qué sabemos sobre los habitantes de este remoto lugar? ¿es cierto que se enfrentaron a un colapso medioambiental? Los isleños desarrollaron una fascinante cultura que incluso inventó una singular  escritura y tuvieron siempre una estrecha relación con las estrellas y el cosmos.

Cuando los primeros europeos llegaron a la isla, descubierta en la Pascua de 1770, no daban crédito a sus ojos. Inmensas moles de roca presidían este trozo de tierra perdido en el océano. Aunque recibe el nombre de la fecha de sus descubrimiento, la isla en realidad se llama Rapa Nui, el mismo nombre de sus pobladores originarios, y era conocida como «el ombligo del mundo». Los rapa nui habitan en Pascua desde tiempos inmemoriales, manteniendo la tradición de transmitir sus mitos y leyendas de generación en generación. De cómo hace mucho tiempo, el dios Make Make creó a los hombres con arcilla y al omnipotente Hombre-Pájaro, una divinidad para los pobladores. O de su llegada hace milenios a la isla desde el mítico continente de Hiva siguiendo una «ruta de estrellas». Y el poder secreto (el Mana) de los antepasados, capaces de alterar el clima o las cosechas. Los rapa nui vivieron durante siglos en paz, hasta que por razones desconocidas, su cultura se enfrentó a la desaparición y a un sorpresivo colapso ¿qué ocurrió para que llegaran a ese extremo?

Los pobladores de esta isla remota, uno de los lugares más inaccesibles del planeta, emigraron desde la Polinesia. Encontraron una isla cubierta de bosques, pero con escasas fuentes de agua y azotada por fuertes vientos, un entorno delicado. Los rapa nui erigieron poblados, cultivaron profusamente y levantaron las famosos moai, grandes efigies que tallaron en minas de roca volcánica, representaciones de los poderosos antepasados, de toneladas de peso. Los investigadores aún se sorprenden por una cultura que supo ser autosuficiente y capaz de tallar estas enormes y numerosas efigies (más de cien) con rudimentarias herramientas y sin conocer la rueda. Uno de los más importantes es el conjunto del Ahu Akivi, 7 efigies alineadas con el Sol y la Luna, demostrando la siempre presente vinculación con el cosmos de las culturas antiguas. Alcanzaron un alto nivel de desarrollo, con la construcción de obras hidráulicas, rutas de pavimento o incluso la invención de la única escritura de Oceanía, el rongo rongo, con petroglifos de objetos celestes, animales marino o anzuelos, que tallaban en tablas de madera. Sin embargo, después de aquella brillantez, la cultura pascuense se enfrentó al colapso. Las minas quedaron desiertas, dejando efigies a medio hacer o incluso las herramientas abandonadas. Los mismos moai fueron derribados por sus constructores.

Cuando los europeos llegaron a Pascua, la población era reducida, mientras que posteriormente las razzias de los colonizadores y las enfermedades diezmaron a los rapa nui, que estuvieron al borde de la desaparición, perdiendose el conocimiento de su escritura, por lo que la única pista que nos pueden dar sobre qué ocurrió en la isla son sus tradiciones orales. Estas hablan de graves enfrentamientos y de cambios en el culto religioso, que provocaron el derribo de los moai. Teorías modernas hablan de una competición en la construcción de efigies que desató una brutal deforestación y una crisis ambiental. Otras apuntan a que los rapa nui en realidad mantuvieron su población estable, y que incluso desarrollaron una agricultura sostenible, con muros que evitaban el viento o el empleo de tierra volcánica para mejorar el rendimiento. Las leyendas de los rapa nui hablan del lejano origen de sus habitantes en un mítico continente, llamado Hiva, que hace mucho tiempo quedó sumergido bajo las aguas, algo que muchos han vinculado con la legendaria Lemuria. El misterio persiste, sobre esta enigmática cultura que miraba a las estrellas y veneraba inmensas moles de roca con ojos de coral. ¿Realmente desapareció o acabó transformándose y reciclándose en algo nuevo y diferente? Son muchos los interrogantes, respuestas hay muchas y a elección de cada uno, pero lo cierto es que esta misteriosa isla sigue generando atracción y un enorme interés.

You might also like More from author

Comments

Loading...