¿Estamos cerca de teletransportarnos?

Física sorprendente

0 401

La teletransportación es un elemento infaltable en cualquier película de ciencia ficción o de fantasía. Sin embargo, algo semejante ocurre en la realidad, en lo que se denomina teleportación cuántica. ¿En qué consiste este fenómeno que pudiera catalogarse de «sobrenatural»? ¿En qué se utiliza actualmente esta rareza en la ciencia o en la vida cotidiana? Para entenderlo bien debemos sumergirnos en los pilares de la Física.

Dos teorías explican la realidad del mundo y del cosmos: la Teoría de la Relatividad, que se aplica a los gigantes del cosmos como las estrellas o los planetas, su movimiento y otras cuestiones generales; y la Mecánica Cuántica, que rige el comportamiento de la luz o de objetos y partículas muy pequeños, a escala atómica o subatómica. La Mecánica Cuántica ha demostrado que lo que creemos saber o consideramos «normal» es solo una pequeñísima parte de la realidad, y los objetos pequeños han demostrado ajustarse a normas que parecen de ciencia ficción. Hablamos de partículas muy inestables que cambian de forma, que se disuelven, que atraviesan la materia o que solo adoptan forma al observarlas. Este «mundo loco» ya generó dolores de cabeza incluso para el mismo Albert Einstein quien al final de su vida se convirtió en uno de sus mayores críticos. Y recientemente se descubrió que estas partículas también pueden comunicarse entre sí a pesar de estar separadas y a mucha distancia. Este último caso es lo que se conoce como teleportación cuántica, lo que ya Einstein definió con el ominoso nombre de «fantasmagórica reacción a distancia».

En 1993, se publicó un estudio liderado por el físico Charles Bennet junto con otros científicos en el que se acuñó el concepto de teleportación cuántica. Se descubrió que las partículas subatómicas tienen algo parecido a una comunicación instantánea sin importar a la distancia en la que se encuentren. Por ello, esta cualidad que las conecta entre sí permite que si una de estas partículas cambia, las demás que están entrelazadas y situadas a cualquier distancia, también cambien. En 1997 se logró realizar esta teleportación en un fotón y progresivamente, se ha ido realizando en partículas más complejas y a mayor distancia. En 2017 se logró lo que es hasta ahora el récord, la teleportación cuántica entre objetos situados a 1.400 km, empleando para ello el satélite chino Micius dentro de la misión QUESS, cuyo principal objetivo es el desarrollo de sistemas de comunicación cuánticos. Ello llevó a que la prestigiosa revista Nature considerara a China como el país pionero en desarrollar la tecnología cuántica en el Espacio. Esta teleportación tiene aplicaciones técnicas que en los últimos años están siendo investigadas y desarrolladas. Como hizo China con su satélite, aplicando la teleportación se puede convertir a los fotones en carpetas de información que se transmitan de forma instantánea a grandes distancias, creando un sistema de comunicaciones rápido e indescifrable. Además serviría para desarrollar las computadoras cuánticas, mucho más potentes que las actuales o instrumentos como telescopios más sensibles que los que poseemos.

Pero ¿podríamos teletransportar personas u objetos? Hasta ahora, este fenómeno se da en partículas muy pequeñas como fotones, que están en dos puntos a la vez, por lo que por ahora es algo imposible. Para teletransportar personas, se necesitaría tener una misma persona en dos puntos diferentes que sufrieran el proceso de teleportación a la vez, en unas condiciones muy restringidas. Pero ¿esta cualidad de que dos partículas lejanas cambien a la vez se da solo en el mundo cuántico? Esa es una de las grandes preguntas que se hace la ciencia y que tendría grandes repercusiones. La mecánica cuántica se utiliza para explicar el comportamiento de las partículas pequeñas en espacios muy reducidos, donde estas «pierden coherencia» por las muchas interacciones que sufren de su entorno. Establecer el límite a partir del cual se deben aplicar las extrañas normas de la cuántica o las de la física tradicional es uno de los grandes misterios, hilvanar esas dos esferas de la realidad que parecen opuestas. Es por ello que la realidad esta construida por ambos mundos, aunque aún la ciencia no lo admita, en la que la superposición y el entrelazamiento es algo evidente, en el que todo es energía.

You might also like More from author

Comments

Loading...