Los santuarios de los gigantes

Ruinas increíbles

0 912

Las pequeñas islas de Malta pasan desapercibidas, siendo uno de los estados más pequeños del mundo. Pero, esconden un gran atractivo: poseen algunas de las edificaciones más antiguas del mundo, anteriores incluso a las Pirámides o el Stonehenge. Hablamos de los templos megalíticos erigidos hace milenios por pueblos desconocidos, convertidos en Patrimonio de la Humanidad por su importancia histórica. Es el caso de las colosales torres de Ggantija o el templo de Hal Saflieni. Como en tantas construcciones de aquellas épocas, la influencia del cosmos es muy importante.

Costas maltesas

El archipiélago de Malta se encuentra al sur de Sicilia, en pleno centro del mar Mediterráneo. Su situación la convirtió en un punto estratégico para el control del Mare Nostrum y las islas sufrieron innumerables invasiones: desde los turcos y musulmanes hasta romanos y griegos. Se dice que en sus costas naufragó Pablo de Tarso en su viaje mediterráneo, y en sus llanuras gobernaron los Caballeros Hospitalarios en la época de las Cruzadas y las guerras contra los musulmanes, quienes las recibieron de manos del rey de España Felipe II a cambio de un pago simbólico y singular: un halcón. Pero actualmente, estas islas son más conocidas por su condición de paraíso fiscal y sus aguas turquesas. Son 3 islas grandes (Malta, Gozo y la diminuta Comino) ásperas y áridas, con escasas fuentes de agua y una costa llena de ensenadas y bahías que atraen a numerosos turistas al año.

Pero las islas de Malta destacan por otro aspecto: poseen una altísima densidad de antiguas construcciones y ruinas megalíticas levantadas por los pueblos que se asentaron en estos áridos territorios durante el Neolítico. De estas gentes sabemos muy poco, pero su procedencia parece ser de la cercana isla de Sicilia. Al igual que en otros puntos del Mediterráneo como Menorca o Cerdeña, estos pueblos construyeron grandes estructuras de piedra como torres, hipogeos, palacios y muros. Uno de los restos más impactantes es el de Ggantija, en la isla de Gozo, una colosal construcción realizada con enormes bloques de piedra caliza (imagen de portada). Con una función templaria, se trata de dos estructuras realizadas hacia el 3.600-2.500 antes de Cristo que reciben el nombre de «torres gigantes» ya que según la leyenda fueron erigidas por seres enormes en épocas pasadas. Construídas con bloques de toneladas de peso, contaban con una terraza de acceso a las dos estructuras. El interior poseía portales y altares, las paredes estaban enyesadas y decoradas con ocre. En las rocas aún se pueden apreciar todo tipo de símbolos y esferas, que muchos estudiosos han vinculado al culto femenino y a las estrellas del cielo.

Complejo de Mnajdra

En esa época estalló una especie de fiebre arquitectónica en las pequeñas islas y sin más herramientas que el rudimentario sílex y rodillos para transportar piedras inmensas construyeron decenas de edificios de gran exquisitez para la época. Es el caso del refinado hipogeo de Hal Saflieni, situado en la isla mayor, que se trata de un caso excepcional: es el único templo subterráneo de la Prehistoria. Dividido en 3 niveles y numerosas estancias, contaba con avanzados detalles como escalones perfectamente delineados, ábsides y portales tallados. Todo ello acompañado de pinturas rupestres que representan círculos, espirales o geometrías, así como estatuillas que se exponen en los museos de las islas. Otros ejemplos son los santuarios de Mnajdra, un enorme complejo de edificaciones con una planta con forma de trébol, suelos cubiertos con losas y techos abovedados, sostenidos por enormes megalitos de roca. Este templo, además estaba orientado astronómicamente, alineándose con la luz solar en los equinoccios y solsticios, permitiendo la entrada de los rayos por los inmensos portones. Es por ello que se cree que tuvo la función de calendario astronómico. Como en tantas otras construcciones del mundo antiguo, el factor cósmico es primordial, mostrándonos la conexión con las estrellas de los pueblos antiguos.

Templo subterráneo de Hal Saflieni

You might also like More from author

Comments

Loading...