Inocencia interrumpida

Película recomendable

0 262

Año: 1999

Dirección: James Mangold

Reparto: Winona Ryder, Angelina Jolie, Woopy Goldberg, Jared Leto

Guión: Susanna Kaysen

Musica: Mychael Danna

En esta bella e intensa película nos sumergimos en el mundo de la mente y la psiquiatría, en una historia llena de luces y sombras muy recomendable de ver. Se basa en las memorias de la escritora estadounidense Susanna Kaysen, que en su obra publicada en 1993 cuenta sus experiencias tras un intento de suicidio y su ingreso en una institución psiquiátrica. El director James Mangold creó una de sus mejores películas, donde se retrata el pequeño y cerrado mundo de un manicomio, mostrando las relaciones entre los internos, los claroscuros de la psicología y las fuertes pruebas que su protagonista debe superar. Es protagonizada por Winona Ryder y con la participación de una descomunal Angelina Jolie, que da vida a una maquiavélica sociópata en su mejor interpretación y con el que ganó un merecidísimo Oscar.

La historia se ambienta en los años 70, en medio de los traumas de la Guerra de Vietnam y una sociedad en plena ebullición con el movimiento hippie y las drogas; todo ello retratado en una buena ambientación. El principal ingrediente es el realismo en el aspecto técnico. Tratada con cierto aire de nostalgia y melancolía, la historia se desarrolla rápidamente, resultando entretenida y atrapante, jugando con los tiempos cronológicos. El espectador se ve pronto introducido en el claustrofóbico ambiente de un psquiátrico, rodeado de personas extrañas y amenazantes. El guión sufre altibajos, con líneas discursivas interesantes, poderosas reflexiones y también la ocasional caída en convenciones. Todo ello acompañado de una banda sonora intimista y muy acertada, con toques de suspense. El elenco le da mucho vigor a la historia, destacando la interpretación de una fulgurante Angelina Jolie y papeles secundarios como el del trastornado personaje de Daisy interpretado por Brittany Murphy.

La película hace una velada crítica a los métodos de la psicología y la psiquiatría, en un sistema que se vuelve represivo y obsoleto. Las etiquetas, los diagnósticos y los calificativos se convierten en un gran peso para los personajes, demostrando que bajo sus máscaras de enfermos hay humanidad. Se reflexiona sobre la concepción de la locura, haciendo que nos sintamos todos identificados con sus protagonistas y relativizando su significado. Se lanza un poderoso mensaje, en el que se resalta el poder de cada uno para vencer aquello que nos encadena o persigue (la enfermedad de la mente) y tomar las riendas de nuestra vida. Poder que todos poseen, pero que que pocos usan efectivamente, cayendo en el inmovilismo y la inacción, las reales enfermedades que atrofian la mente y nos impiden avanzar. Y que al final, lo único que nos puede limitar o coartar es la misma muerte, que no es más que otro camino posterior a la vida. Se crean bellas y resonantes metáforas sobre la derrota, el compañerismo o la libertad, que tensionan a los personajes en el que hay vencedores y también perdedores. Una gran película para ver y reflexionar.

Estar loca no es que te hayan quebrado o haberse tragado un secreto oscuro. Somos tu o yo, pero amplificados.

Susanna Kaysen

You might also like More from author

Comments

Loading...