¿Qué nos enseñan los niños?

Entrevista

0 601

Coincidiendo con el Día del Niño, Universo y Realidad entrevista a Anael (escritora, compositora intuitiva, cofundadora de Origen Estelar y directora de esta revista) con motivo de su libro «Ür, La Raza 33, El Viaje» especialmente dedicado a las familias y los niños. Se trata de una obra publicada en 2015, por la editorial Origen Estelar, y en la que se busca acercar a niños y adultos a la filosofía cósmica que imparten sus fundadoras Anael y Elder. Escrita de un modo totalmente diferente a lo que nos tiene acostumbrado Anael, es un libro para toda la familia, didáctico y que nos impulsa a reflexionar sobre nuestra concepción de la vida y lo que nos rodea, demostrándonos que los niños de hoy en día ya saben mucho más de lo que pensamos y que nos pueden enseñar tantas cosas que pasamos por alto.

– ¿Cual es el objetivo de este libro? ¿Qué te llevó a escribirlo?

Mi objetivo es focalizar en los niños, pero intepretándolos como conciencias sabias encarnadas en un cuerpo pequeño. Los niños son la gran fuente de sabiduría de esta sociedad, ellos vienen a enseñarnos mucho. Se los tiene un poco olvidados, se los integra en un sistema social y educativo bastante obsoleto, por eso, escribiendo este libro quise darle a los niños el lugar que les corresponde como sabios. Uno de los objetivos es que sean ellos quienes lean el libro a sus padres y no al revés. Otro punto que tuve en cuenta es que nuestros pequeños tomen la posta de su vida, que no olviden quienes son, ya que tienen sus recuerdos cósmicos más frescos con respecto a los adultos.

– Es un libro diferente de los que has escrito, ya que se dirige a todos los públicos, adultos, niños y familias ¿que representan los niños para vos? 

La Humanidad toma a los niños como seres a los que se debe encarrilar, encuadrar en unas normas y una estructura, sin darse cuenta que éstas son obsoletas. Por ello, los niños deben tener voz, si los escuchamos y observamos vemos cómo hacen las cosas más fáciles que los adultos, llegan a la meta mucho antes. Mientras que el adulto se hace preguntas, juzga, tiene demasiados pensamientos, que lo ralentiza. Los niños tienen una sabiduría innata que hay que fomentar y potenciar, por ello deberíamos explicarles quienes son, empezando por el hecho de que todos somos energía, conciencias del cosmos, como se dice en el libro. También, indicarles en qué planeta están, que dicho planeta es una conciencia igual que ellos  y que han elegido estar aquí por alguna razón que irán averiguando a lo largo de su vida.

– Escribir libros para niños no es fácil ¿resultó complicado? ¿cómo planteaste la estructura del libro para que fuera entendible y didáctico?

Creo que fue lo más divertido que he escrito.  Es una de las facetas de la comunicación que más me apasionan, de hecho me estoy planteando escribir otro libro de este tipo. Una de las acnédotas más interesante es que por las noches, durante el sueño, el personaje de Lyra se me presentaba y me decía qué tenía que escribir y qué borrar. Así que ya te puedes imaginar la magia que hay en el libro desde su concepción. La protagonista Lyra, tiene 11 años y a través de su voz y sus pensamientos se pueden resumir las inquietudes de los niños, cuando hablan con otras conciencias, que nosotros consideramos «amigos imaginarios». En realidad ellos tiene un lenguaje mucho más amplio que nosotros, enlazan con otras dimensiones y expresiones de vida, con las que  son capaces de comunicarse sin ningún juicio.

«…De donde sale la voz que estoy escuchando? ¿Estoy soñando? ¿Quién eres? – preguntó la pequeña Lyra, mientras se restregaba los ojos y se incorporaba en la cama.
– Ah, me había olvidado presentarme, Soy la Voz Estelar; vengo a comunicarte algo que has de recordar. De esta manera comenzarás a comprender quién eres…»

Extracto de «Ür, la Raza 33, El Viaje», Anael

– En ÜR hablas sobre la familia ¿cómo ves a la estructura familiar? ¿hay cosas que cambiar?

Creo que la estructura familiar debe subir de vibración, educar al niño es acompañarlo, darles voz y subirles la autoestima entre otras muchas cosas. Todos son diferentes, no podemos igualarlos: los hay que son generadores de energía, muy activos, y otros que son más calmados. Se les llama hiperactivos, o incluso se los medica, pero necesitamos comprenderles y cambiar nuestra forma de interactuar con ellos. El sistema educativo y social debe amoldarse al niño de hoy en día, y no al revés, en el que el niño es encuadrado en el sistema. Como Humanidad hemos ido creciendo y evolucionando, han cambiado nuestras percepciones, por lo tanto el sistema debe transformase y adaptarse a esta nueva realidad. Por ello, es fundamental el papel de los padres acompañando a sus hijos. Los padres somos conciencias, que también fuimos niños pero que perdimos la apertura mental y energética al ser encajonados en la estructura social. Hoy más que nunca hay que tomar conciencia de que somos seres multidimensionales y ser conscientes de que nuestro origen cósmico puede llegar a transformar nuestras vidas.

– Ahora que estamos en el Día del Niño, ¿qué mensaje te gustaría que quedase para padres e hijos? 

Los adultos debemos recuperar el aspecto pueril que perdimos, es decir, la pureza original, la esencia que teníamos. A medida que fue pasado el tiempo, nos hemos llenado de pensamientos que nos limitan, olvidamos que todo es más fácil y, es ahí donde los niños y los más jóvenes nos aportan a nuestras vidas esa frescura incondicional; rutas ligeras de cargas y que permanecen aún frescas en su sabiduría. Ellos, nuestros pequeños, nos aportan a nuestras vidas lo integral, lo imperecedero, la dulzura y la sencillez. Por ello, existe aún la posibilidad de crear un mundo mejor, donde podamos incorporar el mundo invisible y el visible, la intuición y la materialización, que en realidad seria sumar toda frecuencia. Lyra y Ürimai (sus protagonistas) hacen esa simbiosis cósmica, ella está encarnada como humana y él es una conciencia del cosmos que habita en otras dimensiones.

You might also like More from author

Comments

Loading...