¿La nutrición nos sana?

Hablando con Pablo de la Iglesia

0 684

De mirada profunda y palabras sinceras Pablo de la Iglesia es un ser que no pasa desapercibido. Con sus casi cincuenta años de encarnación, hace treinta le diagnosticaron EM (esclerosis múltiple) y éste luchador empedernido decidió darle un Sí a la vida. ¿Por donde comenzó? por la investigación de sí mismo. Por darle a su cuerpo biológico una vibración superior a través de la conexión, del autoconocimiento y de la nutrición. Cómo dice Pablo, no solo nos nutrimos de la alimentación, sino de otras fuentes, del agua, del sol, del amor y de la esperanza.

Pablo de la Iglesia

Universo y Realidad entrevista a Pablo de la Iglesia.  Es investigador en el campo de la naturopatía, diplomado en Herbodietética; consultor en salud e higiene y reconocido especialista en nutrición ortomolecular, permacultor y escritor de numerosos libros entre ellos El milagro de la nutrición ortomolecular, Tu mejor medicina, Esclerosis Múltiple, Estimula tu inmunidad natural.

¿A través de la Nutrición nos podemos sanar?

La nutrición es un aspecto muy importante a la hora de crear bienestar y salud, pero en función de nuestra selección puede abrirnos la puerta a la enfermedad. Es un aspecto de tantos otros que hacen de la integridad humana. Dentro de la nutrición hay diferentes escuelas que aún no tienen la respuesta definitiva pero podemos encontrar algunas respuestas. Pero, sin duda, en cualquier camino de autosanación (física, emocional o espiritual) la nutrición siempre tiene aportes para hacer, la forma de alimentarnos habla de nosotros, de nuestra autoestima, nuestros sueños. Trata del valor que le damos a nuestro cuerpo, si lo despreciamos o lo cuidamos como un templo sagrado. Sí, con la nutrición nos podemos sanar, siempre a nuestro alcance tenemos un montón de recursos que nos potencian como seres humanos, si recurrimos a los recursos lejanos y poco accesibles, vamos a generar ansiedad. Por ello, debemos valorar lo que tenemos a mano como recurso sanador, creo que es la habilidad trascendental del ser humano que evoluciona.

¿Los hábitos alimentarios han cambiado en estos últimos años?

Definitivamente han cambiado tanto para bien como para mal. En algunos sectores hay mayor consciencia y en otros hay una mayor inconsciencia de lo que implica la alimentación para nuestra salud. Hay muchos más potenciales benéficos disponibles actualmente, y muchas más amenazas en cuanto al potencial de los alimentos en deteriorar nuestra salud. Todos conocemos el impacto de los agroquímicos o de los transgénicos, que nos han puesto en una situación cuyas consecuencias desconocemos y que afectan al sistema inmunológico, la herencia genética y nos predispone a unas cuantas enfermedades. Antes eran un problema las dolencias por carencias, hoy se ha vuelto un problema la enfermedad por exceso, aún en las poblaciones más pobres. Se opta por alimentos traídos de lejos, sin valor nutricional, en vez de alimentos locales, frescos que pueden ayudar a crear salud. Hoy la industria alimentaria se ha transformado en una pieza más de la especulación, degradando los alimentos y a nosotros.

«Cuando por comodidad elegimos seguir viviendo en la mentira, el precio que pagamos nos aleja de nuestra plena realización. Cuando a pesar de las dificultades nos apegamos a la verdad, sin importar lo turbulento que sea el escenario exterior, la recompensa es La Paz interior.» Pablo de la Iglesia

Hay divisiones entre vegetarianos, veganos, carnívoros, este tema lo comentas mucho en tus redes. ¿Crees que este auténtico sectarismo está reduciéndose?

Este sectarismo alimentario es un sentimiento de separación que intoxica a la Humanidad, en el que hay debates por cuestiones nimias perdiendo de vista los grandes objetivos que tienen que ver con producir alimentos limpios, comida de verdad, saludable y sana. Luego, cada uno mirando su plato puede ir armando su propia experiencia. Es posible que pronto estemos ante un próximo amanecer, el ser humano tiene una gran capacidad de resiliencia que está saliendo a la luz. El hecho de estar separados de la inteligencia cósmica, considerar que todo funciona en el Universo como algo separado de nosotros nos lleva a creer que somos dueños de la verdad y que el resto es una amenaza. Debemos ser libres y liberarnos de preceptos, creencias o conocimientos que nos encadenan.

Si alguien quiere conectar con la alimentación y transformar sus hábitos en una nutrición más consciente ¿cuales serían los primeros pasos?

La vida es un viaje y no todos estamos parados en el mismo sitio, entonces el primer paso varía en función de unos y otros. La Naturopatía primero impulsa la desintoxicación, más intensa o más suave dependiendo del caso. Procuramos incluir la mayor cantidad de nutrientes posibles con la menor toxicidad, es decir, comida que concentre el mayor valor nutricional posible. Hoy en día es difícil porque incluso un recurso natural como un vegetal puede venir cargado de agrotóxicos. La primera distinción que debemos hacer es entre alimentos reales (frutas, semillas integrales, verduras) y los alimentos de procedencia animal (carnes, lácteos). La ecuación de cómo combinamos estos alimentos dependen de cada uno, de sus pensamientos y su filosofía personal. Y es importante fijarnos en la frugalidad, cómo masticamos o la digestión, para lograr una mejor asimilación de los nutrientes, una buena hidratación, contacto con la Naturaleza. También con el Sol o la forma en la que respiramos, nuestro primer y segundo alimento principal, para luego ir a otros aspectos de los que nos alimentamos, como es el pensamiento o las relaciones.

 

You might also like More from author

Comments

Loading...