¿Quién fue el padre británico de la masonería?

Figura imprescindible

0 598

Considerado Doctor de la Iglesia y uno de los mayores eruditos de su tiempo, Beda el Venerable fue una misteriosa figura a la que también se la vincula con el origen de la masonería. ¿Por qué sus libros son considerados la base de las escuelas iniciáticas de la Edad Media? La clave se encuentra en su vida, dedicada al erudicción y sus obras.

Antes que nada debemos hacernos una idea del contexto de la época. Tras la caída del Imperio Romano, las islas Británicas se hundieron en una etapa de fuerte inestabilidad. Las tribus germanas de anglos, jutos y normandos invadieron las islas, mientras reyezuelos de pequeños reinos se disputaban el poder en constantes guerras. Es lo que se conoce como Edad Oscura, marcada por las luchas entre 7 reinos ingleses, la Heptarquía, mientras el cristianismo retrocede y prácticamente desaparece. Uno de los que apuntala el retorno del cristianismo a Britania, fue Beda el Venerable. Fue enviado de joven a un pequeño monasterio en Wearmouth y Jarrow, donde tuvo a su alcance una de las mayores bibliotecas de aquella época. Se formó y creció estudiando estas obras, se convirtió en sacerdote, viviendo toda su vida en el monasterio, dedicado al estudio y la religión.

Se dice que hasta el mismo momento de su muerte, este erudito monje nunca dejó los libros. Se convirtió en uno de los mayores sabios de su época, estudiando latín, griego, astronomía, gramática o música, convirtiéndose en el ideal benedictino de oración, trabajo y conocimiento. Escribió varias obras que alcanzaron una gran importancia para su país y toda Europa. Es el caso de «Historia Eclesiástica», una obra magistral en la que sienta las bases de la historia inglesa, contando los avatares históricos de la época, una de las pocas fuentes que tenemos de entonces. Fue el primero que dividió la Historia en el antes y después del nacimiento de Cristo y el que creó las notas a pie de página. Preocupado por la medición del tiempo, escribió mucho sobre calendarios y el cómputo. Como tantos otros monjes de entonces, realizó numerosas traducciones y reediciones, entre ellas sobre la Biblia, que fue la más usada por la Cristiandad durante siglos. Incansable docente, muy valorado por su enorme cultura y conocimiento, el monje recibió el titulo de Venerable tras su muerte y enterrado en la catedral de Durham.

Sin embargo, Beda fue mucho más que un sabio monje y docente. Una de sus obras más importantes es De Templo Salomonis Liber, una obra llena de metáforas y simbolismos sobre el cual se sientan las bases de la masonería. En este misterioso libro se habla del Templo de Salomón de Jerusalén y la obra mística de su construcción, una guía que después permitió a los monasterios benedictinos de Europa ir restableciendo las ordenes herméticas en Europa. Beda desarrolla en esta obra una senda iniciática que se extenderá por todo el continente, en la que utiliza al Templo de Salomon como una metáfora en la que se entremezclan la Cabalá judía, el gnosticismo y otros pilares de este conocimiento. Y se remarca el tema de las jerarquías, en las que el iniciado va ascendiendo y accediendo a la verdad suprema, de igual manera que los constructores del mítico Templo estaban jerarquizados. La construcción de estos templos estará reservado a aquellos que sean «rectos y pulidos», conocedores de estos secretos místicos y filosóficos, algo que se profundizará en la Edad Media con la erección de catedrales e iglesias. Por todo ello, Beda se dedicó incansablemente a escribir y sobre todo enseñar a sus discípulos, rodeado de libros y la sabiduría, pero temeroso de que la muerte lo sorprendiese antes de haber transferido sus conocimientos.

«He gastado toda mi vida en el mismo monasterio y mientras atento a la regla de mi orden y el servicio de la Iglesia, mi placer constante esta en aprender, enseñar o escribir»

Beda el Venerable (672 – 735)

You might also like More from author

Comments

Loading...