La herencia genética de nuestros padres

Descubrimientos de la ciencia

0 142

Varios estudios científicos apuntan a que experiencias vividas por los padres se trasladan genéticamente a sus hijos, lo que ha generado una gran sorpresa en la comunidad científica. ¿Cómo se ha descubierto este proceso? Gracias a estudios como estos podemos empezar a ahondar en la complejidad del proceso de gestación y nacimiento, en el que intervienen muchos factores, como nos explica Anael, escritora y cofundadora de Origen Estelar.

La ciencia ha estudiado diversos eventos históricos que supusieron un gran impacto social y ha llegado a la conclusión de que estos efectos se trasladan a otras generaciones. ¿Cómo se ha llegado a esta conclusión? Diversos estudios apuntan en el mismo sentido. Un equipo de la Universidad de California estudió los hijos de prisioneros de guerra, posteriores al conflicto civil de EEUU del siglo XIX. Descubrieron que la mortalidad fue mucho mayor en los hijos de combatientes capturados, sin que tuvieran nada que ver las circunstancias económicas o sociales. Otro estudio del 2015 apunta a que los descendientes de prisioneros judíos del Holocausto tuvieron una mayor propensión genética al estrés. Diversas voces han criticado estos estudios por considerarlos parciales o poco concluyentes, sin embargo, los resultados abren nuevas puertas y arrojan respuestas interesantes.

Pero ¿cómo se trasladan estos efectos de generación en generación? Es lo que llamamos epigenética, en la que el ADN no varía en sí mismo, pero sufre pequeñas alteraciones. Estas alteraciones no cambian el genoma en sí, pero si generan modificaciones en los genes, para adaptarlos a las circunstancias exteriores. En este caso, estas alteraciones proceden de experiencias pasadas de los padres que se trasladan a sus hijos, debido a fuertes impresiones de eventos del pasado. Esto ha generado sorpresa, ya que en el proceso de la concepción, cuando el espermatozoide fecunda al óvulo se da un proceso conocido como metilación, en el que las marcas epigenéticas del espermatozoide se borran. Esto impediría supuestamente lo que estos estudios acaban de confirmar: que las experiencias de los padres se graban en las siguientes generaciones. Por ello, ahora se cree que este proceso de «borrado» afecta sólo a determinadas partes y no a todo el material genético.

Esto nos indica algo que muchos ya presentían, y es que las experiencias de los padres se impregnan en sus hijos. El proceso de gestación es largo y es algo muy razonable pensar que durante este tiempo, el gestante se embebido por la energía de sus padres, sus experiencias y su nivel vibratorio. Es algo que nos cuenta Anael de Origen Estelar en varios de sus libros, donde nos explica las diferentes formas de nacimiento, según nazcamos dentro o fuera del campo energético de nuestra madre. Si nacemos dentro, habrá un reconocimiento inmediato entre madre e hijo/a y una fuerte interrelación entre ambos durante todo el camino de la vida, incluso pareciéndose físicamente. Mientras que si nacemos afuera, habrá una gran diferencia entre los hijos y sus progenitores, sin que haya un reconocimiento mutuo, sin interrelación energética y muchas veces eso se traducirá en una relación llena de altibajos. Por ello, poco a poco vamos descubriendo la magia y complejidad del proceso del nacimiento, en el que hay mucho más que genes, ADN y células madre.

You might also like More from author

Comments

Loading...