La ciudad china de los místicos

Cielo y Tierra

0 261

Entre los muchos puntos históricos de China, destaca Dengfeng, llamada la «ciudad del cielo y de la tierra». Esta joya histórica  guarda numerosos monumentos fundamentales para la historia china y sus corrientes de pensamiento. Y en ella se encuentra uno de los observatorios más antiguos del mundo, que nos recuerdan la indisoluble relación entre la ritualidad, el ser humano y el cosmos.

Pagoda Shongyue

Esta magnífica ciudad se encuentra en la provincia de Henan, en el centro de China. Mitad de llanuras, mitad montañosa, en esta provincia se levanta una de las 5 montañas más sagradas de esta cultura,  el pico Song. Mientras que las otras 4 montañas señalan los puntos cardinales para el taoísmo, la de Song señala el centro. A sus pies se encuentra la ciudad sagrada de Dengfeng, un lugar de incalculable valor para la cultura china, ya que en esta región se cree que se asentó y prosperó la primera dinastía china: la familia Xia. Es por lo tanto el ombligo de este país, donde se entremezclan los templos más importantes de las corrientes de pensamiento orientales: el taoísmo, el confucionismo y el budismo. Su centralidad e importancia cultural le dan el nombre de «centro del cielo y la tierra», sede de cientos de monumentos de gran antigüedad y convertida en Patrimonio de la Humanidad.

La historia de Dengfeng podría remontarse a épocas muy antiguas, unos 4.000 años. Uno de los lugares más importantes de esta antiquísima ciudad es el Templo Shaolin. Es en este santuario donde surge una de las muchas ramas del budismo, el budismo zen, mayoritario en China, creado por un monje procedente de la India, Bodhidharma. A este intelectual también se le atribuye el origen de las artes marciales del shaolin. A pesar de que estas técnicas ya existían y se practicaban antes de la llegada de Bodhidharma, distintas tradiciones orales le siguen atribuyendo su creación y sistematización en los monasterios, es decir, la mezcla de la practica budista de la no violencia junto a las artes marciales. Al lado de este Monasterio de Shaolin se encuentra el impresionante Bosque de Pagodas, una sorprendente concentración de más de 200 estupas de diferentes estilos, tamaños y formas, construidas durante cientos de años. Se trata por lo tanto, de un paisaje de impactante belleza, rodeado de las montañas y los bosques.

Observatorio Gaocheng construido en 1276

En Dengfeng también se levantaron templos y santuarios del confucionismo y el taoísmo, convirtiéndolo en un polo cultural, religioso y filosófico de primer nivel. Ejemplo de ello, es el Templo Zhongyue o el Songyang, con su tradicional arquitectura de techos a dos aguas, intensos colores y tejas. Otro monumento importante es la fabulosa Pagoda de Songyue, una particular mezcla de los estilos indio y chino, la única que se conserva de épocas tan antiguas y la primera construida en ladrillos. Decorada con celosías, flores de loto y arcos, es un edificio de gran belleza que conserva en sus cámaras subterráneas reliquias budistas. Y como no podía faltar la relación con el cosmos en cualquier centro religioso y cultural, en Dengfeng se erigió el Observatorio Gaocheng (foto de portada). Construido para observar las estrellas y el Sol, en el siglo VII formó parte de un proyecto chino de varios observatorios para calcular la circunferencia de la Tierra, algo que en Occidente hubiera sido considerado una herejía. Punto de observación del solsticio de invierno, las extremadamente precisas mediciones permitieron desarrollar un nuevo calendario, cuya fiabilidad se asemeja al gregoriano que se estableció en Europa siglos después. Todo ello hace de esta ciudad china, un lugar único, rebosante de historia, sabiduría y el influjo cósmico.

Bosque de pagodas de Dengfeng

You might also like More from author

Comments

Loading...