Los regalos de las colmenas

Miel, polen y propóleo

0 144

Las colmenas son un auténtico almacén de alimentos ofrecido por la Naturaleza y también medicinas. Son la miel, el polen de abeja y los propóleos, todos ellos con muchas propiedades que ayudan al bienestar y la salud de nuestro templo físico. ¿Cuáles son sus virtudes y en qué nos ayudan?

Polen de abeja

Este alimento producido en las colmenas es una gran fuente nutricional no sólo para las abejas, sino también para el ser humano. Su consumo es cada vez mayor ante las excelentes propiedades que posee. Las abejas salen todos los días de sus colmenas para recolectar polen de las flores, y al transportarlo lo mezclan con néctar y miel en una especie de amasado que realiza el propio animal. Luego, el polen es almacenado en determinadas secciones de las colmenas y lo recubren de miel y cera, generándose una fermentación que aumenta sus propiedades nutricionales. Así nacen los pequeños y delicados gránulos llenos de virtudes, que incluso han llegado a ser propuestos como el súper alimento que sustituye a todos los demás, es decir, podríamos vivir solo alimentándonos de estos granos.

Polen de abeja

Sin caer en tamañas exageraciones, podemos decir que el polen posee muchas propiedades excelentes para nuestro templo físico. ¿Cuáles son? Contienen vitamina C y zinc que ayudan a evitar dolencias y el envejecimiento de nuestros ojos. Es un gran energizante natural, evitando la fatiga y el cansancio, es por ello muy recomendable consumirlo durante los desayunos. Ayuda al sistema digestivo, limpiándolo y eliminando impurezas, evitando diarreas y estreñimientos, siendo además un gran antibacteriano y antiinflamatorio. Otras de sus muchas virtudes es que es un gran antioxidante, ayudando a combatir el envejecimiento de las células y de nuestro organismo, un gran aliado frente al cáncer o cualquier enfermedad degenerativa. Y por último, el polen es una gran ayuda para nuestra piel, contrarrestando el acné, las arrugas o el exceso de grasa, convirtiéndose en un gran cosmético natural.

La miel

Este alimento se consume desde los albores de la Humanidad, con registros de hace 5.000 años, épocas en las que ya se conocían sus extraordinarias virtudes para la salud y contra las enfermedades. Además, antes de la llegada del azúcar o el chocolate, en Europa era el principal endulzador o era incluso usado como conservante de alimentos. Actualmente, la miel es menos consumida que en épocas anteriores, siendo el principal productor China, seguido de cerca por Argentina, uno de los mayores exportadores del planeta. Hay cientos de variedades, de acuerdo a las flores que hayan utilizado las abejas, existiendo incluso variedades de los desiertos.

Pero, ¿cuáles son las propiedades de la miel? Es un potente energizante, con un alto valor calórico que es asimilado rápidamente por el organismo. Es un gran aliado de la piel, usado como cosmético y suavizante, pero también sirve para curar heridas o incluso quemaduras, es un poderoso cicatrizante gracias a sus enzimas. Es antiséptico y antibacteriano, contituyendo el clásico remedio para afecciones respiratorias y de garganta, alivia problemas intestinales y estreñimiento, siendo además un leve laxante. La miel ha sido considerada una ayuda frente al colesterol, siempre que sea consumida en pequeñas cantidades, ya que el exceso puede engordar. Diversos estudios apuntan a que puede ser una aliado frente al cáncer, ya que estimula la actividad sanguínea y la regeneración de los tejidos, sin embargo, los resultados aún no han sido definitivos. Es ademas un poderoso antioxidante, evitando el envejecimiento y el desgaste del organismo, y un gran hidratador del cabello.

Propóleos

Y por último, no podemos olvidarnos del propóleo. Esta sustancia pegajosa es producida por las abejas a partir de resinas de los árboles, con el objetivo de evitar enfermedades dentro de las colmenas y para reforzar su estructura material, sellando agujeros o incluso como barniz. Ya era usada por los antiguos egipcios, conocedores de sus virtudes como sellante. Posee muchas y variadas virtudes, siendo un gran aliado de nuestra piel, evitando infecciones y estimulando la curación, ayuda en dolencias estomacales y es un gran antiséptico y fungicida frente a bacterias. Favorece la curación de enfermedades respiratorias, resfriados, catarros o gripes, y es un remedio importante para dolencias bucales como la caries o la gingivitis. Otras virtudes aún no han sido suficientemente estudiadas, como su supuesta acción contra el cáncer, siendo un remedio que debe consumirse bajo estricto control médico y por estadíos no muy prolongados.

You might also like More from author

Comments

Loading...