Seres milagrosos

Descubrimientos y avances

0 283

La ciencia estudia cada vez más a los hongos y su misterioso mundo del que sabemos tan poco. En las virtudes de estos seres podrían estar las soluciones a muchos de los problemas que afectan al ser humano. Recientemente se han descubierto nuevas aplicaciones que abren todo un nuevo mundo de posibilidades. ¿Cuáles son?

El reino de los hongos es un gran misterio, habiendo miles de especies que aún no han sido descubiertos. Se calcula que el 90% de las especies son todavía desconocidas y no han sido catalogadas. El problema es que el reino de los hongos es especialmente difícil de organizar en especies y subespecies, por su compleja variedad y muchos son simples cápsulas o diminutas hebras subterráneas. Los hongos habitan en cualquier hábitat, desde los desiertos más cálidos a los fondos marinos, con capacidades casi de ciencia ficción: son capaces de soportar altísimos niveles de radiación, tienen un rápido crecimiento una vez que germinan (5 mm por minuto, casi se los puede ver crecer) e incluso son capaces de modificar el clima a su favor. Mediante filmaciones, científicos de EEUU descubrieron que los hongos liberan grandes cantidades de vapor de agua, enfriando el ambiente y contribuyendo a crear vientos que esparzan sus esporas con las que se reproducen.

Pero más allá de sus características, los hongos son usados para beneficio del ser humano de muchas maneras. Uno de ellos es el Penycillum, o penicilina, un hongo que crea el compuesto usado para combatir muchas enfermedades, descubierto por Fleming en 1928 en un pan mohoso. Pero hay otros mucho más antiguos, usados desde hace milenios como la levadura, que permite la fabricación de pan o cerveza; o las trufas negras, muy utilizadas en la alta cocina y con precios desorbitados en los mercados. Los hongos son muy apreciados en la gastronomía por sus exóticos sabores, pero también por sus propiedades, ya que contienen muchas proteínas y vitaminas. Se comen cientos de especies, desde los portobellos, hasta los corrientes champignones, pasando por algunas menos conocidas como los enokis japoneses o los porcinis italianos. Actualmente la ciencia se está esforzando en estudiar este vasto y desconocido reino, buscando nuevas aplicaciones para la medicina y muchos otros campos.

Se cree que el secreto de la cura del zika o el VIH están en los hongos, incluida el ansiado remedio contra el cáncer. Es el caso de la fascinante armillaria gallica, un hongo capaz de crecer bajo tierra hasta extenderse por más de 30 hectáreas y vivir mas de 2000 años. Este «gigante» bajo tierra también ha llamado la atención de la ciencia por la estabilidad genómica que posee, lo que la hace inmutable a alteraciones del ADN de sus células. Encontrar la forma en la que el hongo logra esta «salud de hierro» podría ayudar a entender cómo funcionan las células cancerosas y encontrar una solución a esta afección. Además, se está investigando el micelio, los hilos que permiten a los hongos extenderse y crear redes inmensas bajo tierra. Este material está siendo usado para sustituir a cueros y cartón, creando nuevos envases biodegradables, vendajes curativos o incluso ladrillos baratos. Sin duda, los hongos son un reino poco conocido pero lleno de posibilidades para el futuro de la Humanidad.

You might also like More from author

Comments

Loading...