Museos que cambian ciudades

De París a Qatar

0 298

Los museos modernos se han convertido en motores de cambio de las grandes ciudades: creando nuevos iconos y revitalizando zonas deprimidas. Gracias a estas nuevas estructuras, las metrópolis cambian y se transforman, como nos muestran ejemplos del Pompidou de París o el Guggenheim de Bilbao, definiendo la nueva identidad de las urbes. Son además los grandes exponentes de la arquitectura más vanguardista, como nos demuestra el flamante Museo Nacional de Qatar.

Los museos se han convertido en las casas de la cultura de las grandes ciudades. Mientras que los museos más tradicionales utilizan antiguos palacios de reyes y casonas de la nobleza, los nuevos centros culturales buscan nuevas formas y se atreven con todo tipo de estructuras, algunas simplemente extraordinarias. Uno de los primeros en buscar un nuevo lenguaje arquitectonico es el impactante Centro Pompiduo de París, que recibe su nombre en honor al presidente frances George Pompiduo. Inaugurado en 1977, el edificio rompió los cánones y generó fuertes críticas por su estilo industrial y descarnado. Su fachada está invadida por tubos, caños y todo tipo de elementos metálicos, como si se tratase de un gran mecano.  A pesar de su aspecto, este edificio es actualmente uno de los grandes atractivos de la Ville Lumiere, recibiendo 6 millones de personas anualmente.

De París nos trasladamos a la ciudad de Bilbao, al norte de España, donde destaca el Museo Guggenheim, inaugurado en 1997. El edificio supuso una auténtica revolución para la ciudad industrial vasca, convertida en un icono turístico y revitalizando una zona degradada. El Museo está construido con formas curvilíneas, sin una sola pared recta, y cubierta de impactante titanio que le da una imagen casi cibernética, imitando las escamas de un pez y con forma de flor. Unos años antes en 1990, el recién galardonado arquitecto Arata Isozaki con el mayor premio de este campo (Premio Pritzker 2019) construía en la ciudad de Mito, Japón, la Art Tower. Este genio, aclamado por su capacidad de crear estructuras funcionales y redefinir el espacio, construyó un inmenso edificio con sala de concierto, teatro y galerías, coronado por una espectacular torre de placas de metal que asemejan a una escalera hacia el cielo.

Dejando atrás los 90 y traspasando la línea del 2000, las formas se volvieron más atrevidas, buscando sorprender y romper todo tipo de limitaciones. Un ejemplo es el increíble Kunsthaus de la ciudad austríaca de Graz, inaugurado en 2003, con una fachada difícil de definir y que desentona totalmente en medio de la ciudad centroeuropea. Revestida de metracrilato que le da una apariencia orgánica, se asemeja a una nave extraterrestre o a un animal subacuatico. Llaman la atención sus casi mil anillos de luz que cubren la fachada que pueden ser manejados desde una computadora central y que se usan para espectáculos luminosos. Otro caso es The Broad, el nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, EEUU, inaugurado en 2015, cubierto de una estructura semejante a un panal y que le aporta una imagen única. O el icónico Museo Experimental de Música de Seattle, construido en acero, cristal y vidrio con una forma inspirada en la guitarra de Jimmy Hendrix y su costumbre de romper la guitarra al final de cada concierto. Coloreado de morado, plata, rojo y azul, la estructura desafía incluso a los más tolerantes en experimentos arquitectonicos.

Y finalizamos este recorrido en el flamante Museo Nacional de Qatar, inaugurado hace unas semanas en Doha, la capital de este pequeño estado del Golfo Pérsico. Con 8000 metros cuadrados se trata de una estructura descomunal, que busca convertir a esta ciudad que se construye a todo vapor en un polo cultural de primer nivel. En una ceremonia por todo lo alto a la que acudieron famosos, políticos y el jeque qatarí, se presentó este edificio sensacional, construido por el arquitecto Jean Nouvel. Este francés, cerebro de la Pirámide de Cristal del Louvre, se inspiró en la rosa del desierto para hacer una metáfora de este pequeño país que pasó de ser una nación de nómades a un emporio de venta de perlas y acabar siendo actualmente una rica petromonarquía. Con un perfil simplemente increíble, la estructura fue construida con cientos de discos de hormigón que le dan una apariencia aireada, ligera y a la vez elegante. Y también tienen una función fundamental frente al inclemente sol y las tormentas de arena frecuentes, ya que sus voladizos protegen los ventanales y están reforzados con fibra de vidrio. Sin duda, la última joya de un amplio catálogo de museos vanguardistas y que cambiaron a sus ciudades anfitrionas para siempre.

You might also like More from author

Comments

Loading...